Dead Fantasy II

Una de las ideas principales que he expuesto en este blog ha sido que no importa tanto lo que los videojuegos supuestamente “nos hacen” como lo que nosotros hacemos con ellos. He mencionado alguna vez que existen numerosos “fan fiction” basados en videojuegos, pero no creo haber tocado áreas como las películas realizadas por aficionados. Dead Fantasy II es un buen ejemplo este otro tipo de creatividad. Se trata de un vídeo en el que se representa un combate ficticio entre varias heroínas de las series Final Fantasy y Dead or Alive. Puede sonar absurdo, y quizá lo sea, pero os aseguro que se trata de toda una proeza técnica.

Dado que no es posible subir vídeos desde GameTrailers a WordPress y las versiones que hay en Youtube son de escasa calidad, os aconsejo seguir este vínculo para verlo tal y como fue diseñado.

Podéis enviar vuestros comentarios al autor desde su página personal en deviantART. Sin duda le espera un gran futuro como coreógrafo y animador.  

Anuncios

La guerra no es un (video) juego

En noviembre de 2007 la compañía malagueña Legend Studios sacó a la venta Sombras de Guerra, videojuego de estrategia en tiempo real ambientado en la Guerra Civil Española. A pesar de que inicialmente el título despertó cierta polémica por coincidir con el debate sobre la Ley de Memoria Histórica, pronto quedó sumergido en el olvido debido a las negativas críticas recibidas por parte de revistas especializadas como 3Djuegos o Meristation, donde obtuvo notas de 3,4 y 3 sobre 10 respectivamente.

De todos los artículos que he encontrado sobre esta polémica olvidada, voy a reproducir el que me pareció más interesante: la guerra no es un (video) juego de Ángel Ferrero, licenciado en Comunicación Audiovisual por la Universidad Autónoma de Barcelona. He añadido una ilustración a la que hace referencia el autor y he suprimido las notas a pie de página, aunque pueden consultarse en el artículo original.

LA GUERRA NO ES UN (VIDEO) JUEGO

Ángel Ferrero

Los productos culturales rara vez, si alguna, son inocentes desde un punto de vista político. Una cierta tradición marxista, tosca y de carácter dogmático, sostenía que éstos no eran más que el reflejo de la realidad (la llamada teoría del espejo). Otra tradición (la que va de Georg Lukács y Arnold Hauser a Fredric Jameson), quizá más desconocida, pero desde luego más lúcida, y por ello mucho más interesante, considera que los productos culturales reflejan no “la realidad” sino, más o menos explícitamente, la ideología de sus creadores o, incluso, la ideología de la sociedad entera que las ha engendrado. La salida al mercado el mes pasado -con más de 100.000 copias y distribución de Planeta DeAgostini Interactive- de Sombras de guerra, el primer videojuego ambientado en la Guerra Civil española (1936-1939), ha provocado recientemente un debate marginal, que apenas ha ocupado espacio en las páginas culturales de la prensa de nuestro país, pero no por ello menos interesante, ya que puede inscribirse dentro de la perspectiva antes mencionada.

Sigue leyendo