La pérdida de la autoridad moral

El lanzamiento de Grand Theft Auto IV ha supuesto un antes y un después en la polémica de los videojuegos. A pesar de que sus anteriores entregas han sido vilipendiadas durante años, el juego recibió una valoración sin precedentes por parte de crítica y público, vendiendo millones de unidades en todo el mundo.

Si alguna vez la polémica de los videojuegos fue tomada en serio por parte de figuras políticas en Estados Unidos, o Amnistía Internacional y organizaciones similares en España, y no simplemente como una oportunidad para ganar popularidad haciendo demagogia barata, imagino que en este momento se estarán preguntando ¿qué fue mal? ¿en qué nos equivocamos? ¿cómo es posible que después de tanta demonización, apoyada a veces incluso por estudios científicos, el último Grand Theft Auto esté vendiendo más que nunca?

Existen muchos factores, pero uno muy importante es que ustedes han perdido su autoridad moral.

Hipócrita (definición de la RAE): fingimiento de cualidades o sentimientos contrarios a los que verdaderamente se tienen o experimentan.

Esta definición encaja muy bien con la actitud de varios políticos estadounidenses, como bien la retrató Gamepolitics un su excelente artículo. Veamos quienes son estos personajes y por qué encajan en esta definición. Traduzco libremente de la fuente con algunos apuntes propios.

                        

El alcalde de Boston, Thomas Menino (Demócrata): Menino encabezó en 2006 una iniciativa para retirar del transporte público los anuncios del videojuego GTA: Vice City Stories y consiguió que la agencia se comprometiera a no anunciar juegos clasificados para mayores de 17 años. También es el impulsor de una propuesta legislativa que equipararía videojuegos violentos y pornografía. Lo curioso es que, a pesar de su política, pretende atraer desarrolladores de videojuegos a la ciudad. Imagino que porque el dinero, aunque provenga de una fuente que considera sucia, sigue siendo dinero después de todo.

                                                                                                                                                                       El gobernador de California, Arnold Schwarzenegger (Republicano): Schwarzenegger firmó una ley estatal restrictiva para el sector en 2005, y apeló la decisión del juez del distrito que declaró dicha ley inconstitucional. El gobernador, como sabemos, consiguió su fama como actor protagonizando numerosas películas violentas. Y lo que es más, aparece como personaje en varios videojuegos violentos basados en la serie Terminator, como el que se ve en la foto. En definitiva, haced lo que yo diga, pero no lo que yo haga…

                                                                                                                                                                        La gobernadora de Kansas, Kathleen Sebelius (Demócrata): Sebellius apoyó la fallida legislación para restringir el acceso a los videojuegos en 2006. Después se reveló que el hijo de la gobernadora, John, creó un juego de mesa similar a Grand Theft Auto llamado Don’t Drop the Soap (no tires el jabón) y lo promocionó desde la residencia de su madre, sufragada por los impuestos de los contribuyentes. La gobernadora, además, declaró estar orgullosa de la creatividad de su hijo.

Y mi favorito:

El gobernador de Nueva York, Eliot Spitzer (Demócrata): durante la campaña para las elecciones, Spitzer declaró: “no hay nada en la ley del Estado de Nueva York que prohíba a un chico de catorce años entrar en una tienda y comprar un videojuego como Grand Theft Auto, donde se recompensa al jugador por robar coches y agredir a la gente. Los niños pueden incluso tener sexo simulado con una prostituta”. Como todos sabemos, Spitzer tuvo que renunciar a su puesto como gobernador y está ahora siendo juzgado por haber mantenido relaciones sexuales con una prostituta (la que se encuentra en la foto a la izquierda), aunque todavía no está claro si utilizó el dinero de los contribuyentes para este fin.

Existen muchas otras historias de hipocresía con respecto a la polémica de los videojuegos en Estados Unidos. Sin ir más lejos, Jack Thompson, abogado conocido por su extensa cruzada anti-videojuegos, ha sido declarado culpable de 27 ofensas éticas por el juez de Florida, y ahora se encuentra en peligro de perder su licencia. Sin embargo, aquel que intentó legislar los videojuegos y recortar así la libertad de expresión e ideas, acaba de recibir premio por su lucha por la libertad en Utah. Curioso cuanto menos.

Ahora voy intentar realizar una crítica similar a la que hizo Gamepolitics, pero sobre la situación en España. Como habéis podido comprobar, el listón se encuentra bastante alto.

En España, por fortuna, los videojuegos no han sido utilizados como herramienta propagandística por parte de los representantes políticos, aunque sí se han encontrado en el punto de mira de determinadas cadenas informativas, periodistas, organizaciones no gubernamentales e incluso organismos estatales como el Instituto de la Mujer. Veamos si tienen la autoridad moral necesaria para criticar nuestra afición.

                                                                                                                                                               Antena 3: De todas las cadenas de televisión, Antena 3 ha sido sin duda la que ha cargado con mayor fuerza y sensacionalismo contra los videojuegos. Se ha criticado mucho el hecho de que determinados títulos premien al jugador por la violencia y el sufrimiento ajeno, todo ello en un entorno virtual. Lo que pocos parecen criticar, sin embargo, es cuando las cadenas televisivas obtienen beneficios reales a costa del sufrimiento, también real, de miles de seres humanos. Me estoy refiriendo a esas películas que se emiten cada vez que se produce una catástrofe o sucede alguna desgracia.

Como podéis comprobar aquí, Antena 3 emitió el telefilm Huracán Categoría 6 el 2 de octubre de 2005, poco después de la tragedia del huracán Katrina. Y siguiendo un patrón similar, emitió el 8 de septiembre de 2007 la película Desaparecida en la Noche, cuya trama se asemejaba sospechosamente a la de la desaparición de Madeleine McCann, caso que se seguía con gran interés por televisión en aquel momento. Antena 3 no fue la única en poner en práctica esta repugnante táctica televisiva. Telecinco emitió Aguas Turbulentas el 18 de Agosto del 2000, seis días después del hundimiento del submarino ruso Kursk.

En todos los casos, se pretendía convertir estas tragedias en entretenimiento para aumentar la audiencia. Sufrimiento real y beneficios reales. Pero no se preocupen por esta bajeza moral, porque son los videojuegos quienes dan mal ejemplo.

Amnistía Internacional España: Amnistía Internacional (AI) es una organización que lucha por los derechos humanos en todo el mundo, y debido a su admirable labor es enormemente respetada. Lo curioso es que no me consta que jamás hayan criticado a los videojuegos, salvo en el caso de España.

Los dirigentes de la sección española de Amnistía Internacional decidieron desde 1999 utilizar el nombre y prestigio de esta organización para sacar adelante sus agendas políticas y personales, aunque ello fuera en contra de los derechos humanos que en principio decían defender, como la libertad de expresión e ideas. La creación de un marco legal para impedir el acceso a los menores a videojuegos no recomendados para su edad sólo tendría sentido si englobara otras formas de entretenimiento como la televisión, el cine, la música y los libros. O al menos, si se hubiera demostrado científicamente que los videojuegos tienen un efecto mayor que el de otros medios, ya que la teoría de que la interactividad los hace más peligrosos nunca ha podido ser demostrada.

La sección española de AI no sólo perdió autoridad moral por su objetivo, sino sobretodo por los medios que utilizó. Durante sus campañas de pánico moral hizo gala de un sensacionalismo indigno de tan prestigiosa organización, titulando sus informes con ridículos enunciados como ¿traerán los reyes matanzas, torturas y ejecuciones? (1999) ¿sabes a qué juegan tus hijos? Videojuegos, racismo y violación de los derechos humanos (2002) o el infame con la violencia hacia las mujeres no se juega (2004), donde se pretendía asociar a los videojuegos con el maltrato a la mujer. AI España también confundió al público mezclando en sus informes títulos comerciales con juegos gratuitos de internet, demostró no haber jugado a los títulos que criticaba y acuñó el término triste término “derechos humanos virtuales“, para el que no existe contrapartida cinematográfica o literaria, que se sepa. Toda una guerra sucia orientada a convencer a la opinión pública para recortar nuestras libertades.

La moraleja de esta historia es que si recibes un puesto para la sección española de una organización de prestigio internacional, aprovecha y rentabiliza el respeto acumulado para propulsar tu agenda personal y legislar aquello que no te agrade. No te preocupes si utilizas tácticas de dudosa moralidad, tu proposición carece de base científica o va contra los principios de la propia organización. Siempre habrá alguien que defienda tu propuesta sólo porque te escondes bajo el nombre de Amnistía Internacional.

 El Instituto de la Mujer: A todos nos es familiar el estudio La Diferencia Sexual en el Análisis de los Videojuegos, donde se declaraba que todos los videojuegos eran sexistas y por tanto se hacía necesaria una legislación para “regular sus contenidos” (que, como demostré en una crítica anterior, se trataba sencillamente de censura). Lo que pocos recuerdan es que durante el mismo mes en que comenzó la investigación y el trabajo de campo para dicho estudio (mayo de 2003, p.56), la entonces directora del Instituto de la Mujer, Miriam Tey (a la izquierda), fue denunciada por haber publicado en su editorial la polémica colección de relatos Todas Putas, de Hernán Migoya. El autor del libro declaró “soy misógino, y estoy orgulloso de ello, es muy sano”, reconociendo que su obra “es una apología de la violación, pero desde el punto de vista del personaje, que por suerte no soy yo”. Miriam Tey no fue destituida de su puesto ni el Instituto de la Mujer pidió una legislación para regular ese tipo de literatura. Sin embargo, la investigación resultante con respecto a los videojuegos propuso regular el ocio interactivo por entender que era sexista y violento.

Un hombre sabio dijo una vez con mucho acierto “no juzguéis si no queréis ser juzgados”, pero teniendo en cuenta que estas tres instituciones han vilipendiado sobradamente a nuestra afición favorita, creo que va siendo hora de que nosotros opinemos. Dado que no puedo crear una encuesta, les pido que me digan en la sección de comentarios ¿cual de estos tres casos consideráis más hipócrita?

Anuncios

7 comentarios

  1. No es tanto una cuestion de autoridad moral sino de una forma de pensar la politica que comienza a mostrar sus falencias, no es una cuestion de personas, aun siendo idoneas, la politica del estereotipo que sostienen es inviable y tal como he demostrado con el ejemplo de la propaganda de detergente, la unica salida politica que ofrece es la censura, es por esto que al no ofrecerse alternativas viables, se pierde credibilidad.
    La politica del estereotipo es una especie de moda politica, si una persona desea mostrarse como progresista preocupada por los demas, comprometido con la realidad, no debe mas que recurrir a la politica del estereotipo, el politico se engaña y se autoengaña al creer que con prohibir las publicidades de GTA, al denunciar el tamaño del busto de las protagonistas femeninas de un videojuego determinado esta haciendo algo importante para mejorar la calidad de vida de la poblacion, evitar la violencia, erradicar el sexismo, racismo y otros males cuya solucion requiere de otras politicas.
    Recurrir a la politica del estereotipo es un recurso facil en el campo de la prevencion de la violencia y la discriminacion, y es analogo en el campo de salud publica, a prohibir fumar en los lugares publicos mientras los hospitales se caen a pedazos.

  2. Qué gran razón y argumentos expuestos, siempre indignante ver cómo la hipocresía de estas fuerzas gobernantes o instituciones se ensaña con los videojuegos,pero a la hora de la verdad no arremeten en los sectores donde deben hacerlo….

    Muy curioso el artículo,me encanta. ^_^ Felicidades como siempre por tus estupendos artículos.

  3. […] debería decirle algo a mi tocayo, por haber publicado hoy mismo (bueno, técnicamente, ayer) uno de los artículos más lúcidos y geniales que le recuerdo. También tengo un par de textos que subir a Retrobits (uno de los cuales está ya terminado), […]

  4. @ Augusto: entiendo lo que quieres decir. Estoy de acuerdo en que no se trata de tener o no la autoridad moral, sino de tener razón.

    A pesar de todo, creo que es una buena idea analizar el tema de la autoridad moral porque a buena parte de la opinión pública se le escapan muchos matices de este debate, y siempre les parecerá más creíble un “gran nombre” que los razonamientos (por buenos que sean) de jóvenes aficionados.

    Sin embargo, creo que aunque se tenga poca familiaridad con los videojuegos, todos podemos estar de acuerdo en que criticar al sector por sexismo y al mismo tiempo lucrarte con una novela que hace apología de la violación es, cuanto menos, hipócrita.

    @ Felwyn: gracias por opinar, como siempre. No olvides votar a quien te parezca más hipócrita.

  5. Resulta difícil decidirse por alguno de los tres. Antena 3 es asquerosamente oportunista, aunque se quedaría en algo simplemente “simpático” si ese oportunismo se limitara a emitir Hulk cuando se estrena en los cines su segunda parte.En cuanto a lo de sacar tajada de las desgracias y catástrofes…No deja de ser una canal privado, más preocupante sería que lo hiciera Televisión Española.

    Creo que me decanto por el Instituro de la Mujer. ¿Publicar un libro que hace apología de la misoginia y luego criticar a los videojuegos por sexistas? Eso, salvando las distancias, me recuerda a la situación de la Jerarquía Católica en España cuando su principal crítica hacia la asignatura de Educación para la ciudadanía es lo que ellos mismos llevan siglos haciendo: adjudicarse una supuesta potestad para decidir como debe comportarse la gente, aquello que es moral y lo que no.

  6. Yo voy a otorgar mi voto a la sección española de Amnistía Internacional. Aunque a priori parece la menos hipócrita, es sin duda la que más ha abusado de su autoridad moral para imponer su voluntad. El hecho que representen a una organización que vela por los derechos humanos y al mismo intenten recortar la libertad de expresión e ideas tiene su miga, sobretodo cuando la organización en otros países jamás lo ha hecho.

    Voy a exponer como creo que ocurrió:

    Representante 1: “oye, creo que los jueguecitos estos van a corromper a los niños españoles. ¿No podemos hacer algo para legislarlos?”

    Representante 2: “no creo que censurar estas cosas sea una tarea de la organización. Al fin y al cabo, lo nuestro es luchar por los Derechos Humanos, como hacen nuestros compañeros en otros países, no legislar los videojuegos”.

    Representante 1: “ok, ok… pero ¿y si decimos que estamos defendiendo los derechos humanos virtuales? A lo mejor cuela. Que llamarse Amnistía Internacional tendrá que servir para algo, digo yo. Sea lo que sea tiene que parecer que está relacionado con los derechos humanos o se nos va a ver el plumero”.

    Representante 2: “¿estás seguro?”

    Representante 1: “mira, no sé cuanto tiempo voy a estar en este puesto y quiero ver eso legislado antes de que me cambien. Utiliza el sensacionalismo, exagera, habla de juegos de internet, compáralo con las drogas, relaciónalo con el maltrato a la mujer, lo que haga falta para convencer a la opinión pública. ¿Quién va a replicar a Amnistía Internacional?”

    Representante 2: “ok… ¿que te parece este título?”

    https://videojuegosycultura.files.wordpress.com/2008/01/acceder-a-violaciones-de-derechos-humanos-un-juego-de-ninos.pdf

    Representante 1: “podría funcionar… aunque quizá sería mejor “¿Traerán los reyes magos matanzas, torturas y ejecuciones? Juguetes, videojuegos y violaciones de derechos humanos”. Con eso puedo visualizar a los padres llevándose las manos a la cabeza”.

    Representante 2: “dicho y hecho. Que chollo que se vayan a tragar todo lo que digamos sólo por hablar en nombre de esta organización. Nunca he estado más orgulloso de defender los Derechos Humanos”.

  7. Bueno,primero resaltar que de los que más me indignan de arriba del todo,es el “Charchenégue” XD ¿Cómo alguien que ha participado en tantas películas de violencia desmedida,siendo tanto “bueno” como “malo” puede luego criticar a los videojuegos? ¿No es peor las imagenes reales que unos cuantos gráficos haciendo ficción? La sangre en los videojuegos no me repugna de la misma manera que lo consigue hacer una pelicula….

    Y con respecto a A3,Amnistia I., y el Inst.de la Mujer,dificil elección:
    Teniendo en cuenta que uno es una cadena privada y que harán lo que les diga los directivos les convenga para la ocasión…(que resulta que lo importante para España es ganar la Eurocopa y con Nadal en el tenis y la crisis es una minurria de problema….)

    Que el otro es un lugar, sin ánimo de ofender a nadie ni a mi misma, pero muchas mujeres que buscarán cualquier excusa para demostrar que son ofendidas por todo menos por ellas mismas (pero eso sí, si una de ellas luego es más machista consigo misma que incluso los hombres, al sacar libros como el susodicho anteriormente…o quizás eso le de morbo,pero porque es decisión suya…)

    Me quedo con Amnistia Internacional. Porque aunque me parece repugnante y vergonzo los anteriormente nombrados, que un organismo con un nombre que representa algo tan grande, se cebe con el sector de los videojuegos, cuando es de las cosas que menos influencia tiene con razón a la libertad y los derechos humanos. ¡Habrá educación que promover y humanidad que reeducar como para que la mayor preocupación sea los videojuegos! Dan ganas de quitarles el buen nombre de Amnistia Internacional, porque lo desprestigian.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: