Historias de videojugadores: vergüenza y presión social

La historia que les presento a continuación fue escrita por Fizgig y publicada originalmente en WomenGamers.

Vergüenza Videojugadora

Fizgig

Mientras la industria se pregunta cómo atraer más mujeres al mundo del videojuego durante debates sobre contenido, imágenes de los personajes femeninos en los juegos y temas relacionados con la tecnología, yo sugiero que una de las mayores barreras que impiden a las mujeres llegar a ser videojugadoras con todas las letras es lo que yo llamo Vergüenza Videojugadora.

venguenza-videojugadora

Estoy en el aeropuerto de camino a una conferencia profesional, ojeando la sección de revistas para encontrar algo con lo que distraerme en el avión, cuando veo la portada de una nueva revista de videojuegos. La portada es llamativa y extravagante, e incluso tiene un artículo sobre parejas que juegan juntas – QUIERO cogerla. Quiero leerla de principio a fin y comprobar si una revista de videojuegos puede tratar a las mujeres como verdaderas videojugadoras. ¿Recurre a anuncios que muestran mujeres semi-desnudas? ¿Consiguen analizar los juegos sin discutir lo “buenorra” que está la protagonista? ¡Ah, cómo lo quiero averiguar!

Pero un momento, hay otra profesional ojeando la revista Cosmo. También hay un hombre trajeado mirando una revista de informática. ¿Cómo puedo coger algo dirigido a chicos pre-adolescentes frente a profesionales como yo? Igual que un varón furtivo comprando una Playboy, la agarro rápidamente y la llevo al mostrador. Le murmuro algo al cajero de que es para mis hijos (mentira cochina) y huyo, con la esperanza de que el asiento que tenga al lado [en el avión] esté vacío, de modo que nadie pueda verme leyendo una revista de videojuegos. Desafortunadamente, otro joven profesional se sienta a mi lado, mira por encima [de la revista] y yo empiezo a ponerme colorada  cuando el encabezamiento del artículo que estoy leyendo exclama “patea culos y toma nombres en el nuevo FPS de Sony”.

De acuerdo, quizá haya exagerado un poco, pero sólo un poco. Cada vez que voy a una tienda de videojuegos para comprobar las últimas novedades, me muero de vergüenza cuando el empleado de 14 años me pregunta que tipo de juegos le gusta a mis hijos. Me sentí muy aliviada cuando el servicio de videojuegos online Game-Fly (similar a Netflix y su sistema de películas) comenzó finalmente a funcionar. Poseo un doctorado, imparto clases en la universidad, tengo una feliz relación con un hombre sensible y divertido – una vida exitosa por lo general… pero cada vez que le cuento a la gente sobre mi hobby favorito, sus ojos se tornan vidriosos con una mezcla de pena y vergüenza por mi bien. Podemos hablar sobre su amor por pasear en barca, saborear un buen vino o trabajar en carpintería, pero en cuanto la palabra videojuego sale de mi boca, sonríen e intentan entenderlo, pero de repente la opinión que tenían de mí es ligeramente diferente (incluso tuve a una persona que se rió a carcajadas, hasta que se dio cuenta de que no estaba bromeando). Todo esto ocurre, por supuesto, salvo que se inclinen hacia mí y me susurren “shhhh, yo también soy videojugador”.

Mi madre, ahora una videojugadora de cincuenta y algo años, fue curiosamente la que hizo que me enganchara. Con una habitación en mi infancia dedicada a un ordenador rodeado de mapas y gráficas, mi madre me introdujo a una aventura de texto online cuando la mayoría de la gente ni siquiera sabía que existía algo que fuera “online”. De algún modo, mis padres vieron el futuro de los ordenadores, y para ganar mi paga semanal tenía que escribir programas simples en Basic. Mi primera Atari fue toda una gozada y pasaba horas con Jumpman, Space Invaders y cosas así. En aquel entonces, los videojuegos eran casi una novedad y yo era lo suficientemente joven como para jugar hasta hartarme.

Todo esto comenzó a cambiar cuanto más mayor me hacía. Cuando llegué al instituto las convenciones sociales me decían claramente que los videojuegos eran un mundo de chicos. En la universidad, puse mis juegos a un lado e intenté ser “una mujer mayor” que había superado esos juguetes juveniles para chicos. Excepto que me gustaba jugar muchísimo. Cuando comencé el doctorado ya me había rendido y estaba pasando tiempo con mis amados videojuegos. Me introduje en el nuevo mundo de juegos de plataformas con bellos gráficos y jugabilidad inmersiva. Comencé a consumir cada título de aventuras de PC que podía encontrar. Aprendí que REALMENTE me gustaba volar cosas por los aires en juegos de disparo en primera persona, y cuantas más mejor. Resultó que mis favoritos acabaron siendo juegos de sigilo y terror.

Cuando comencé a salir con mi prometido, nos habíamos conocido como profesionales durante 10 años. Sabíamos los traumas de la infancia de cada uno, problemas en otras relaciones, historias familiares, etc. Pero en todos esos años ninguno de nosotros habló jamás de su amor por los videojuegos. Fue sólo después de que comenzáramos a salir cuando mi afición fue revelada, y él admitió también su adicción al medio. Desde entonces hemos jugado juntos felizmente como pareja y cada vez me sorprendo más del número de parejas que conocemos que juegan unidas.

¿Por qué debería estar avergonzada de mi hobby? ¿Por qué mi madre y yo bajamos la voz cuando quiere contarme el último laberinto que acaba de terminar con su amazona en Diablo II? ¿Por qué no le digo a la gente de la universidad donde trabajo que juego a videojuegos? La Vergüenza Videojugadora es una poderosa convención social y la industria del videojuego no está haciendo un buen trabajo para combatirla.

Imagina cómo me reí cuando vi el título “Chicas de los Videojuegos” asomando entre un puñado de revistas -sólo para descubrir que no se trataba del perfil de las mejores videojugadoras, ni de un reportaje sobre las mujeres que trabajan en la industria del videojuego… era un número sobre las mujeres pixeladas de los videojuegos en traje de baño.  O mi horror cuando estuve viendo la última retransmisión de los Premios de los Videojuegos en Spike TV, que mostraba a chicos amantes de la violencia y chicas superficiales apenas vestidas con reveladores tops y vaqueros muy cortos y ajustados. O la vergüenza que pasé cuando paseaba por convenciones de videojuegos donde exhibían a mujeres reales (no bromeo, mujeres cubiertas con serpientes dentro de cajas de cristal para que la gente que paseaba se las comiera con los ojos) o que resaltaban únicamente a las “videojugadoras” que en realidad sólo eran mujeres guapas y bien maquilladas que estaban ahí principalmente para coquetear con los chicos y hombres que jugaban en competiciones serias. Las revistas de videojuegos son las peores en este terreno, con las más populares todavía admitiendo no más de una mujer en las secciones de análisis. En una popular revista, la única mujer que había, analizaba los juegos de acuerdo a cómo “le hacían sentir”, un estereotipo altamente condescendiente de por qué y cómo las mujeres juegan. No hay que menospreciar la experiencia o emociones cuando se juega, pero es desafortunado que la única mujer sea también la única analista que se centra casi exclusivamente en este aspecto de los videojuegos.

Entiendo que éstas son estrategias de marketing efectivas y avaladas por la experiencia. No me siendo ofendida por las mujeres semi-desnudas. Pero es esta cara pública de los videojuegos la que refuerza el estereotipo de que la mayoría de los videojugadores son chicos llenos granos y socialmente torpes que juegan, en parte, para ver tetas, con una pequeña población de videojugadoras que juegan para socializar o activar respuestas emocionales. Esto me insulta como videojugadora, y probablemente insulta a los chicos llenos de granos que quieren un juego de verdad, no cualquier tontería. Aunque no me cabe duda de que la figura pechugona de Lara Croft contribuyó a su éxito (apoyado por la existencia de juegos como Leisure Suit Larry), encuentro difícil de creer que el “factor-tetas” sea de mucho atractivo comparado con el contenido, gráficos y jugabilidad.

Existe un círculo vicioso entre las estrategias de marketing de las empresas de videojuegos y la falta de interés general de las mujeres. Creo que hay un verdadero deseo de vender a las mujeres, pero cuando los ejecutivos se sientan en torno a una mesa de conferencias, preguntándose cómo hacer un juego que nos guste, yo puedo decírselo: me gustan muchos de los títulos que ya hay ahí fuera, no necesitan gastar mucho tiempo desarrollando juegos que “interesen a las mujeres” (aunque por supuesto esto tampoco vendría mal – más mujeres duras, valientes, inteligentes y de proporciones normales con buenas pistolas o habilidades ninja, por favor). Como antropóloga experimentada, entiendo el poder de la cultura. Es nuestra actitud cultural hacia los videojuegos la que supone la última barrera para las videojugadoras. No es que estemos esperando a que diseñen un juego perfecto para nosotras, simplemente no estamos involucradas en la comunidad de videojugadores.

Sólo recientemente he comenzado a hablar un poco más abiertamente sobre mi hobby. Se lo cuento a la gente en las fiestas y lo menciono a mis compañeros de trabajo. He decidido hacer mi parte para acabar con la impresión de que hay algo vergonzoso en ser una videojugadora adulta. Cuanto más hablo sobre ello, encuentro más y más gente compartiendo la Vergüenza Videojugadora reprimida conmigo. Para que se desarrolle una comunidad de videojugadores inclusiva y neutra en cuanto a género, es necesario acabar con estas convenciones sociales sobre los usuarios. En parte, que la gente admita que juega es un buen primer paso, pero la industria del videojuego necesita asumir el liderazgo y realizar genuinos esfuerzos para atraer a adultos y mujeres. Cambiar la cultura no es fácil, pero es posible, y espero que para cuando tenga una hija ella pueda proclamar al mundo su amor a los videojuegos -sin ningún tipo de vergüenza.

Aquí termina la traducción

Dado que la imagen de la mujer (e incluso la del varón) en los videojuegos y la responsabilidad de la industria en este terreno han sido temas tratados varias veces en este blog, quería aprovechar esta entrada para desarrollar otro elemento del puzzle que explica por qué las mujeres juegan menos: la presión social que existe hacia las usuarias.

Como bien dice la autora, el problema no es que haya chicas semi-desnudas en los videojuegos, sino que la industria haga de ellas su imagen pública. Aunque como varón estas imágenes no me afectan del mismo modo que a ella, como hombre casado también me avergüenza ligeramente que me vean con una revista de juegos donde los pechos de un personaje ocupen media portada, o jugando a un título con este tipo de personaje. Pese a todo, hoy día el medio está mucho más aceptado socialmente que en la era de los 16-bits, sobretodo en el caso de los varones. La sociedad, sin embargo, no parece tolerar tanto la afición a videojuegos por parte de mujeres adultas. Por las experiencias de que leído u oído de boca de videojugadoras, esto se debe a dos razones:

La primera, que la sociedad considera a la mujer como el pilar de la familia y espera de ella que sea la más madura de la pareja. El entretenimiento “juvenil” se puede tolerar en el caso del varón, pero no en la mujer. Salvo que hablemos de una forma de entretenimiento estereotípicamente femenina, lo cual nos lleva a la segunda razón.

Muchas de las jugadoras que comentaron la historia original mencionaron que recibían peores burlas y miradas por parte de otras mujeres que por parte de hombres cuando revelaban su afición, al considerarse un mundo de chicos. Esto es lo que en inglés se denomina “gender policing”, que voy a traducir libremente como “vigilancia de género”. El término define la actitud de un grupo por preservar determinadas normas de comportamiento de género, utilizando la burla, humillación o aislamiento cuando un miembro del grupo se desvía de aquello que se considera aceptable. Esto lo hacen a menudo los varones, especialmente los más jóvenes, cuando acusan de ser “gay” u “homosexual” a un chico que tenga predilección o interés en un área predominantemente femenina. Tengamos en cuenta que aunque un chico puede ejercer la “vigilancia de género” sobre una chica y viceversa, en la mayoría de los casos se trata de una acción emprendida por personas del mismo género que el sujeto estigmatizado por tal comportamiento. En el caso de las videojugadoras, su feminidad se pone en cuestión por desviarse de lo que se considera “normal” para una chica, y por lo general sus compañeras serán las primeras en señalarlo. 

La historia me pareció significativa porque aunque otros artículos señalan la imagen de los personajes femeninos en los videojuegos y en la prensa especializada para explicar por qué las mujeres juegan menos, rara vez plantean cómo la visión que la sociedad tiene sobre los videojuegos (originada en parte por este tipo de imágenes) ejerce una importante presión sobre quienes quieren disfrutar de su afición sin complejos, pero no lo hacen por miedo a las posibles repercusiones sociales.

Anuncios

29 comentarios

  1. Uoh, brillante artículo. La vergüenza videojugadora y la vigilancia de género sigue siendo vigente en la actualidad, y para rato que le queda.

    Quizás ahora en la adolescencia, si has tenido la suerte de encontrar una asociación o círculo de conocidos con la misma afición, tanto para hombres y mujeres, pueda tener la mujer ratos más cómodos con su hobby. Pero fuera de esto, sigue sufriendo las miradas de desprecio (por ejemplo, suponiendo, del resto de sus compañer@s de clase, que hacen vida “normal”) y el reproche de sus familiares ( “cuando vas a empezar a hacer cosas de niñas?”). Sin tener en cuenta que, cuando pase esta etapa, llegada a una edad, en que la videojugadora trabaje y tenga familia, le aconsejarán que dedique exclusivamente su tiempo a sus retoños y olvide esas actividades infantiles. Aunque su marido siga matando marcianitos.

    Rememorando tiempos de antaño, la experiencia más antigua que recuerdo, fué con los comics,pero es similar: Leía en mi clase un manga shojo,típico de amoríos. Yo normalmente me llevaba mis mangas para entretenerme. Y un chico de la clase, pasó a mi lado,observó el comic, y dijo “así esta mejor, es lo que tienes que hacer. Leer comics de chicas”….y lo que yo pensé, es que en casa me estaba esperando el siguiente número de Dragon Ball y un hentai en japonaca que se había pillado mi hermano. ¿Por qué tenía que ser mejor que yo leyera comics de besitos y “te quiero mucho”, en vez de patadas y puñetazos, o incluso de sexo? Pues por lo que se ha dicho en este artículo.

    Luego decir, que si unas veces la videojugadora es motivo de apartar la vista de muchos varones, por falta de “feminidad”….otras tantas, la videojugadora se convierte en un objetivo sexual, que hace que en el propio círculo de videoaficionados,donde debería sentirse cómoda, se puede sentir rodeada de más buitres que en una discoteca. No olvidemos, que se sigue considerando “raro”, a una chica que comparta aficiones de este tipo con los chicos. Y si es guapa, ya hemos puesto un incentivo más para un cortejo, que puede convertirse en acoso, y que haga que la muchacha se retracte de sus aficiones, para no sentirse tan acosada,quedando en su recuerdo la mala imagen del videojugador .

    Un excelente artículo,como siempre.Espero haber aportado mi granito de arena ^_^

  2. Buen artìculo, y muy, pero que muy desgraciadamente realista.

    Yendo un poquito màs lejos, incluso todavìa encuentro rechazo al estereotipo de videojugador masculino adulto; parece que muchos de los que se dejaban los cuartos al Space Invaders, Street Fighter II y cia… ahora no es que renieguen, sino que opinan que es una absoluta gilipollez todo este, “nuestro” mundillo.

    Buenìsimo blog, llevaba un tiempo leyendo tus textos, pero nunca me habìa animado a comentar, asì que bueno, ya me he quitado esa tarea pendiente de encima. Pienso que lo que escribes es un soplo de aire fresquìsimo dentro del mundillo bloguero-videojueguil español, y es algo que se agradece entre tanta patraña que se escribe (como por ejemplo la mìa, sin ir màs lejos).

    Un saludo, y sigue asì!

    PD: Siento las tildes invertidas en algunas vocales, pero es lo que conlleva tener un teclado francés :D.

  3. Muy buen artículo y desgraciadamente real.
    Me gustaría hacer hincapié en lo de la consideración “juvenil” que se tiene hoy en día de los videojuegos ya que esto tiene gran parte de la culpa del problema que se plantea en el artículo.
    Los videojuegos llevan existiendo muchos años y ya va siendo hora de que acaben de madurar. Es el mismo problema de siempre: la gente que no es aficionada a jugar ve los videojuegos nada mas que como un mero entretenimiento infantil, opinión que no hace mas que verse reforzada por la prensa especializada y las propias empresas que se dedican a hacer videojuegos.

    Lo que le pasa a esta chica es lo mismo que nos pasa a todos pero elevado al cuadrado por el hecho de ser una mujer. La gente cree que es alguien infantil y poco madura por el hecho de jugar a “ese entretenimiento de niños” y, peor aún, por el hecho de ser mujer y no dedicar su tiempo a otras cosas mas “femeninas”. Paupérrimo.

    Al mismo tiempo también debería cambiar el punto de vista de los chicos ya que como ha dicho Felwyn, basta que a una mujer le gusten los videojuegos y encima sea guapa para que se le hechen encima todos esos buitres generalmente asociales que lo único que buscan en un videojuego es hostias, culos y tetas; con perdón.

    Disculpadme por eso último pero es que yo considero que la raíz de todos estos problemas es la prensa especializada que influye en todos esos jugadores poniendo, como decía el artículo, unos titulares del tipo: “patea culos y toma nombres en el nuevo FPS de Sony”.

    Saludos.

  4. Yo creo que es cierto, hay la discriminación y señalamiento que la autora indica, pero también creo que afortunadamente los estereotipos van cambiando, o adaptándose (y aqui salta mi vena nintendera) y ya podemos ver a mas videojugadoras.
    Yo creo que ha ayudado el boom de wii, y aqui, lo que decia, surge un nuevo estereotipo adaptado a estos tiempos: ya no es tan malo ser videojugadora, pero si es asi, debe de ser de wii 🙂
    Lo que trato de decir (aunque parezca que solo es promocionar a Nintendo) es que debido a que las consolas se han vuelto más caras y complicadas (bueno, con sus excepciones, ya sabemos cual), se ha generado un incremento en la edad de las personas que jugamos, será normal encontrarse a más videojugadoras en el futuro.
    Un tema aparte seria el comportamiento on line entre hombres y mujeres.
    Yo creo que la verguenza videojugadora de la que se habla es también algo personal, y la vigilancia de genero tristemente (y a mi juicio, claro) se da mas entre mujeres.

  5. Yo soy videojugadora.

    La verdad es que llevo bastante leyendo algunas entradas de este blog, sobretodo por las interensantísimas del gran videojuego Shin Megami Tensei y también del Spin-off Persona. Por cierto, enhorabuena por el blog, muy bueno.

    Al caso, estoy totalmente de acuerdo. No es que oculte mi afición a los demás, pero por ejemplo el año pasado en clase (estaba en tercero de ESO – Es decir, quince años), vinieron a darnos una charla sobre el uso de la mujer como márketing, ya sea en anuncios, revistas, etc. En eso que pusieron la portada de una revista de videojuegos en la pantalla, en la que inmediatamente reconocí a Kratos de God of War, típico machote musculoso (ojo, que no tengo nada en contra de God of War, de hecho lo considero un gran juego) y los monitores preguntaron: “¿Alguien de aquí lee esta revista?” Un compañero y yo levantamos la mano como buenos videojugadores, mientras una compañera iba diciendo que “eso es pa frikis”, “eres una machorra” “lesbiana” “como siendo una tia haces eso” entre otras cosas, y solo por jugar a videojuegos o gustarme el manga, la mayoría del colegio me considera lesbiana (?!?!), que por cierto, no soy (Tampoco tengo nada en contra de las lesbianas pero vaya…Simplemente no lo soy).

    Además, cuando entro en cierta tienda de videojuegos, la gente me mira como a un bicho raro dentro de la tienda a la que de por sí la gente mira raro.

    Y lo que es peor, es que todo el mundo cree que por ser una chica solo me gustan los sims (¿Por qué existe esa absurda creencia de que a las mujeres solo les gustan Los sims? A mí me gustan, pero vaya… Prefiero 100000 veces muchos otros juegos =_=).

    Totalmente de acuerdo con el artículo, muy triste pero muy real. Me gusta mucho este blog, sigue escribiendo ^^.

    Un saludo.

  6. @Felwyn

    “…otras tantas, la videojugadora se convierte en un objetivo sexual, que hace que en el propio círculo de videoaficionados,donde debería sentirse cómoda, se puede sentir rodeada de más buitres que en una discoteca”.

    Gracias. Éste es un ángulo muy interesante y que daría para otro artículo. Si alguien tiene una historia que contar a este respecto, que no dude en escribirme.

    @Gamboi

    Efectivamente, un varón adulto también puede identificarse en algunos aspectos con este artículo, ya que nuestro hobby se considera de adolescentes o jóvenes que no han sentado la cabeza. Como dice Guybrush, el problema se eleva al cubo por ser mujer, pero los varones adultos también tenemos lo nuestro. Desde luego no es algo que uno le comentaría a su jefe, aunque hablar de películas o música sea totalmente aceptable.

    PD: no quiero meterme donde no me llaman, pero creo que podría echarte una mano para poder escribir con tildes y “eñes” en el teclado francés. Lo digo porque me pasaba lo mismo con mi teclado americano y lo terminé resolviendo. Si tienes ordenador propio allí (es decir, no escribes desde una terminal pública o un ordenador prestado), con Windows XP es muy fácil. Contáctame si te interesa.

    @Guybrush

    Suscribo todo lo que has dicho. La imagen de entretenmiento “juvenil” (y también “de hombres”) se ve constantemente reforzada por la industria y la prensa especializada.

    En el caso de la industria, fijémonos en los trajes “especiales” de Resident Evil 5. Sé que son opcionales, pero para mi dicen mucho. Chris tiene el de S.T.A.R.S. y el de “safari”, mientras que Sheva tiene uno de “discoteca” y otro que es “Bikini tribal sexy”.
    La existencia de este “Bikini tribal sexy” ya nos indica para qué (o para quién) se ha hecho el traje.

    http://kotaku.com/5168448/shevas-sexy-secret-costume

    Y bueno, la imagen forzada de Kotaku en la que aparece Chris también se las trae. Otro gran ejemplo del “buen hacer” de la prensa del sector.

    Como he dicho otras veces, no tengo nada contra este tipo de trajes, pero es la forma en la que industria dice “este juego es para hombres”, a pesar del importante seguimiento femenino que tiene esta serie.

    ¿Por qué no hay otro traje especial de Chris sin camiseta? Se me ocurren dos respuestas: para no “alienar” a los fans masculinos (que podrían decir que el juego es muy “gay”) o porque se considera que sólo los varones se deleitan visualmente con este tipo de cosas. Si vamos a hacer algo “juvenil”, al menos que sea igual para todos.

    Además, aunque los trajes sean opcionales, para quien no esté metido en este mundillo, el “bikini sexy tribal” no refuerza precisamente la imagen de un sector maduro con un público adulto, lleve el juego la clasificación que lleve.

    @Totopoxtle y Rokuso3

    Os contesto en el siguiente comentario.

  7. @Totpoxtle

    Nintendo ha hecho un gran trabajo atrayendo a las mujeres (y a otros sectores demográficos) al mundo de los videojuegos, y su estrategia de marketing ha sido muy inteligente. En la línea de colores de la DS, por ejemplo, aunque existe un modelo rosa, cuando aparecen mujeres con esta consola en los anuncios, éstas suelen estar jugando con el modelo blanco u otro color. Es decir, Nintendo no adoptó la actitud condescendiente de “la consola os va a gustar porque es rosa” que es la estrategia que tomaron otras compañías y así les fue.

    Lo que el tiempo tendrá que decir es si estas nuevas videojugadoras terminarán involucrándose en el medio o si se detendrán en los juegos “casuales”. Por el momento lo que estoy viendo es que la nueva demografía (en general) tiene en misma estima los juegos de la Wii que los juegos de mesa: para pasar un rato entretenido con la familia o amigos y no darle más importancia. Esto no tiene nada de malo, pero si sólo se llega hasta ahí, los juegos de mayor presupuesto seguirán siendo patrimonio del sector demográfico habitual.

    El anuncio de la nueva DSi, por ejemplo, hace mención a todo menos a los juegos, como si quisiera decir “este es uno de esos aparatos que todo el mundo ha de tener para estar a la última, como el Iphone o el Ipod”. Hasta me atrevería a decir que la “i” de DSi viene a sugerir esto.

    Nintendo ha conseguido derribar muchas barreras, pero todavía es pronto para ver si esto resultará en una mayor aceptación hacia quienes juegan a títulos que requieren mayor dedicación y número de horas.

    Como bien has dicho, quizá ahora sea más aceptable que una chica juegue a videojuegos, pero sólo si es Wii o Nintendo DS.

    @Rokuso3

    Gracias. La “vigilancia de género” es por desgracia muy común en el instituto, y quienes la ejercen suelen estar proyectando sus propias inseguridades en los demás. Muy triste.

    Poco tengo que añadir, salvo que me alegro de que hayas disfrutado de los artículos de Persona y SMT. Quedan unos cuantos más por llegar.

  8. Me ha gustado mucho este artículo, realmente refleja la realidad que se enfrentan las chicas que juegan, es triste pero es así, yo siempre he pensado que seguirá siendo así hasta que nuestros hijos tengan la edad para ser políticos, no sé si se me entiende el ejemplo que doy, pero en unos 30 o 40 años los videojuegos deberían ser un medio más como el cine, la música o la literatura. Todo el mundo jugará, más o menos, juegos sencillos o complicados, pero todo el mundo jugará al igual que uno escucha música o lee un libro. Al menos eso espero.

    Tu ejemplo de Chris en Resident Evil 5 es bastante significativo, seguro que se tacharía el juego de connotaciones homosexuales por incluir al Chris sin camiseta.

  9. El cambio empieza a notarse. Salvo casos aislados como el de Paloma Pedrero, la prensa comienza a tener más cuidado con lo que dice sobre los videojuegos si comparamos el sensacionalismo de hará 4 o 5 años, aunque todavía deje mucho que desear.

    Para mí el problema es que aunque nuestra generación sustituya a aquella que no ha experimentado los videojuegos, si éstos persisten en no madurar, el medio continuará careciendo de la respetabilidad del cine y la literatura. Hay juegos bastante maduros en el mercado, pero por el momento sigue siendo un sector dominado por títulos orientados a adolescentes.

  10. Solo comentar que coincido en que el cambio empieza a notarse. Yo soy videojugadora y no me escondo de ello (de hecho lo he hecho totalmente publico). Cada vez somos mas las chicas que jugamos y no nos avergonzamos de ello. Sin embargo me sabe mal la postura que toma la mujer del artículo. Si es cierto que, en muchos juegos, las mujeres son plasmadas con tetas descomunales y que en las ferias las visten para llamar la atención. Pero parte de nosotras el cambio. De hecho es un tema de defender tus creencias. Los juegos cada vez están mejor vistos socialmente. Hace poco se publicó que ya se consideran cultura y esta científicamente probado que mejoran las habilidades en las personas que juegan y no crean psicópatas sociales. Partiendo de esta base no tengo porque ocultar mi afición ni avergonzarme de ella (me siento orgullosa de leer revistas de videojuegos y no preocupa que me miren raro, de hecho ya hace tiempo que nadie lo hace y mis amigos y entorno lo respetan). Creo que mi función es predicarlo a los cuatro vientos para que poco a poco la industria nos tome en consideración y cambie la manera que tiene de tratarnos.
    En un par de generaciones el tema de la “vigilancia de género” será un mito porque las videojugadoras ya venimos desde abajo y estaremos totalmente integradas

    Saludos jugones!

  11. Me alegra oír esto, y por supuesto tienes razón en que las mujeres han de hacerse notar para que la industria y la prensa especializada comience a tratarlas mejor.

    Por desgracia, como comentaba Rokuso3, todavía hay quienes incluso entre los más jóvenes, considera que éste es un hobby exclusivamente para chicos e insulta a las chicas que juegan. Pero no se puede negar que las cosas están cambiando y espero que sigamos por ese camino.

  12. Por partes, que hoy estoy disperso ^_^

    Lo primero, primerísimo de todo, el género es un accidente gramatical, lo que las personas tenemos es sexo. ( se traduciría entonces como ¿vigilancia del rol sexual?)

    Bueno, después de la pataleta, más cosas.
    Respecto al artículo en si, me da la sensación de que esta mujer vive su afición a los videojuegos, como una adicción (cito: “Fue sólo después de que comenzáramos a salir cuando mi afición fue revelada, y él admitió también su adicción al medio.”) por lo que a la “vergëenza videojugadora” en su caso, suma la vergüenza del adicto, vamos, la vergüenza que cualquier adicto siente al publicar el objeta de su addición, sea este el que sea.

    Respecto a la presión sexual que sufren las mujeres en cualquier entorno en el que escasean, por un lado es casi comprensible, aunque a mi como hombre aún me irritan las historias de como mi novia consiguió practicamente gratis su colección de cartas de magic, además de babosos, encima idiotas…

    Por mi parte, la conversación que he tenido hoy en la sobremesa con mis compañeros de trabajo, todos “jóvenes profesionales” ha versado sobre la dificultad para hacer una prospección que atraviese la corteza terrestre, los coprolitos, el hallazgo de una edición vieja de “el cortesano” en el alcampo puesta entre los best-sellers por alguna especie de terrorista cultural basado en el crossboking y los videojuegos, tanto modernos ( cierto titulo de carreras en la xbox) como antiguos ( la genial idea de viajar atrás en el tiempo y modificar la constitución para obligar que todo el mundo tenga una aspiradora en el garaje de Day of the tentacle) Y todo ha fluido con total normalidad.

    Claro, que esos “jóvenes profesionales” son informáticos…

    Finalmente, tras tanta disgregación :-p, creo que lo importante es subrayar lá idea final, o sea, la imagen cultural que hay sobre los videojuegos y sus usuarios, sólo se cambia, saliendo del armario.

  13. “objeta”, “lá”, errores de concordancia…
    Ufff, ya decía yo que tengo el día disperso…

  14. Si os queréis acabar de tirar de los pelos os dejo un enlace. El blog no tiene desperdicio (cada uno es libre de opinar lo que quiera y lo sigo de forma habitual aunque soy una chica) echad un ojo al vídeo de la Shii (la supuesta Wii para chicas XD). http://www.gamesajare.com/2.0/2009/03/29/shii-la-version-femenina-de-wii/.

    No hay que hacerse mala sangre!
    Saludos jugones

  15. XD diox mio, Reikax….por un lado me he hartado de reir,pero por otro…jare…machismo imperativo….

    En fin, a mi me hubiera gustado ver jugar a los maromos a la ultima parte del juego de Shii….hubiera sido bastante divertido!!

  16. Ups! En serio se me había olvidado lo que salia al final del vídeo. Ups total permiso para retirar mi comment. Sorry!

  17. Me disponía a hablar de una noticia que había leído en el Telegraph, pero después de haber visto ese vídeo, creo que voy a sacar una de las traducciones que tenía guardada para otro momento. No me gusta poner dos traducciones seguidas, y menos sobre el mismo tema, pero parece que ahora es el momento.

    @Reikax

    Si quieres puedo retirar el enlace con el vídeo, aunque no creo que los lectores tengan ningún problema con él. De hecho me gustaría utilizarlo para ilustrar lo que dice el texto que pienso traducir para la próxima entrada.

    @Xalabin

    Si quieres puedo corregir la ortografía del primer comentario con las correcciones que me has indicado. Esto también va para todo el que quiera hacerlo. Responderé a tu comentario en breve.

  18. @Xalabin

    “Lo primero, primerísimo de todo, el género es un accidente gramatical, lo que las personas tenemos es sexo. ( se traduciría entonces como ¿vigilancia del rol sexual?)”.

    La palabra género tiene un signficado dentro del mundo de la lengua (como bien has señalado), pero tiene otro dentro las ciencias sociales.

    La diferencia entre sexo y género en el campo de las ciencias sociales es que mientras el sexo hace referencia a la biología (si somos hombres o mujeres), la palabra género hace referencia a las construcciones sociales realizadas en torno al sexo, es decir, a la masculinidad o la feminidad.

    Por ejemplo, hay una diferencia entre ser un hombre, biológicamente hablando, y “ser un hombre” socialmente hablando. En el primer caso, se trata de comprobar a nivel biológico si se es varón. El segundo hace referencia a las expectativas sociales que hay para un hombre, y que pueden o no estar relacionadas con la biología. En el caso de “los hombres no lloran”, estamos hablando de género: una construcción social basada en las expectativas de la sociedad (ya que biológicamente tanto el hombre como la mujer pueden llorar).

    Es complicado porque género y sexo a veces se solapan y también porque mucha gente (incluyendo autores feministas) utiliza la palabra género de forma inapropiada, pero es la definición de género (de las ciencias sociales a la que se hace referencia en la entrada.

    “Respecto al artículo en si, me da la sensación de que esta mujer vive su afición a los videojuegos, como una adicción (cito: “Fue sólo después de que comenzáramos a salir cuando mi afición fue revelada, y él admitió también su adicción al medio.”) por lo que a la “vergëenza videojugadora” en su caso, suma la vergüenza del adicto, vamos, la vergüenza que cualquier adicto siente al publicar el objeta de su addición, sea este el que sea”.

    Buen apunte. Podría ser. Sin embargo, tengo la sensación de que no emplea la palabra adicción literalmente sino figurativamente, para indicar que los videojuegos son una de sus aficiones favoritas. No podemos descartar totalmente lo que has apuntado, pero no fue la impresión que me dio.

    En todo lo demás no tengo mucho que añadir porque estoy bastante de acuerdo.

  19. @Daniel Jiménez
    “Si quieres puedo corregir la ortografía del primer comentario con las correcciones que me has indicado. Esto también va para todo el que quiera hacerlo. Responderé a tu comentario en breve.”

    Que va hombre, si el primero en cometer gazapos en general, soy yo ( acabo de leerme un “echo” del verbo “hacer” que me ha matado :-p)

    Por otra parte, en el sentido que mencionas, prefior el uso de “rol”, cosas como “violencia de género” me parecen una mala traducción del “gender” inglés, aunque claro, supongo que es cuetión de gustos, y sociólogo no soy ^_^

  20. pq no saben lo q liga una tia q juega a los vidiojuegos jijijiji si no las q daban la presion serian las mas fashion de la sala de juegos ^^

  21. un beso a todos, os medio sigo ( estoy algo liada), pero me gustaria saber cuantas mujeres y cuantos hombres leen el blog, simplemente para saberlo
    ¿hay forma de saberlo?
    seria interesanta ya q me da la sensacion q hay tantas chicas como chicos ^^

    besoooossss

  22. Buenas Kael, cuanto tiempo.

    Es cierto que las jugonas está muy “demandadas”, pero como algunos han indicado arriba, también puede ser un arma de doble filo. Es decir, a veces se puede recibir mucha atención no deseada.

    En cuanto a la segunda pregunta, es imposible de saber. Puedo hacer estimaciones en cuanto al número de hombres y mujeres que comentan, pero no que leen, ya estos últimos rara vez dejan rastro. En algunas entradas he tenido como 600 visitas y 4 comentarios, por lo que puedo hablar de esos cuatro que participaron pero no de los 596 restantes que sólo leyeron. En general no es un blog que reciba muchos comentarios, pero de los que recibe yo creo que está más proporcionado que en otros sitios. A ojo yo diría que un 65% de los que me leen son hombres y un 35% mujeres, pero que nadie lo tome como un dato exacto.

    Un saludo

  23. ^^ de todas formas gracias por los porcentajes.
    y cierto lo del arma de doble filo sobre la atencion y te llevo toda la razon, pero tambien te digo que cada persona se rodea del tipo de gente que desea, si no estas agusto con alguien pq te acosa o por el motivo q sea lo apartas de tu vida. Es una cuestion de actitud, educacion y de respeto hacia las personas (o de no saber ligar jajajaa).
    y si en el grupo de aficionados a los vidiojuegos te hacen ese acoso por ser mujer, hay mas grupos y muchos tipos de personas, hay que tener claro que te gusta y seguir con ello con las personas adecuadas, igual q con cualquier otra aficcion.
    es cierto q el primer contacto q se tiene puede repelerte si tienes una entrada desagradable, pero eso no quiere decir que dejes de jugar en tu casa, si no q dejaras de hacerlo con ese grupo q te ha tratado asi.
    de hecho conozco grupos solo de adolecentes chicas que juegan a los vidiojuegos con sus amigas y no es tan raro ver solo grupos de chicas en los salones de comic jugando a las actividades de las consolas q tengan.
    por no decir q he visto una clase de comic lleno de tias y un solo chico al fondo y luego las chicas se van a la recreativa de a lado.
    las mujeres estamos ya mas dentro del mundillo de los vidiojuegos de lo q pensais y a los chicos q tiene estas aficiones empieza a verlo normal y tener un trato de colegeo, no de objeto a ligar con las chicas.
    Es mas creo q son las chicas las q empiezan a acosar a los chicos con sus misma aficiones como los vidiojuegos pq he visto eso muy habitual desgraciadamente…
    las chicas ya no somos la hermana de o la novia de,
    la nueva generacion (tanto chica como chicos)pisa fuerte asi q a ver si su actitud, educacion y de respeto esta al nivel para no cometer los mismo errores q en nuestra generacion.
    un beso y cuidaros ^^

  24. Excelente artículo

    Espero encontrar una chica con esas aficiones para que también me haga compañía 😉

    Es hora q abramos los ojos, ya los límites solo existen en las mentes

  25. soy una chica que juega rpgs y espero comprarme un buen de titulos megaten pobre mujer que se siente presionada y hasta me siento lisa simpson

  26. Un buen artículo. Yo soy mujer, también juego, y aunque no lo oculto, sí que es cierto que de vez en cuando te topas con este tipo de desprecios por el simple hecho de que tu afición se sale de lo “normal” para una chica 🙄

    Al final, ya veo algo así como un “Jugonas Anónimas”; “hola me llamo Nancy, soy chica y me gustan los videojesgo”…

    (esto último que acabo de decir me ha inspirado para una entrada…)

  27. Me gusta eso de “jugonas anónimas”. Habría que crear una sección en el blog con ese nombre para compartir experiencias 🙂

  28. De que te averguenzas mujer ahi peores cosas en la vida, se tu misma no dejes que la presion social te moldee a su antojo

  29. Gracias por compartirlo Daniel y tu opinión es mas que enriquecedora para mi, advertí, por los comentarios, que parece haber bastantes videojugadoras, me hace pensar que seguramente hay un gran público incipiente para los videojuegos y también aparenta, por los casos que describían las jugadoras, que la triste tipificación hacia los “Gamers” continúa manifestándose.
    Sin embargo no puedo evitar preguntarme si la discusión acerca de la mujer como objeto y la presión social que se ejerce hacia los consumidores de videojuegos, trasciende del medio.
    Pregunto por que como cualquier otro, vivo en una sociedad y región determinada y por lo tanto condicionado hacia una comunidad determinada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: