De los videojuegos al cine: censura, corrupción y abuso de poder en las instituciones españolas

Quizá recuerden cuando en 2007 Amnistía Internacional España acuñó el término “Derechos Humanos Virtuales” con el objetivo de afirmar que en los videojuegos se estaban violando (puesto que muchos de ellos emplean la violencia virtual como una forma de superar obstáculos).  Desde este blog y algunos otros se denunció dicha expresión por lo que era: una forma de alarmar a la población no familiarizada con los videojuegos, insinuando que de alguna manera sprites, píxeles y personajes ficticios estaban protegidos por la Declaración Universal de los Derechos Humanos. Obviamente esto era tan absurdo como afirmar lo propio del cine o la literatura, y traería consigo preguntas igualmente irrisorias como por ejemplo si Lara Croft tendría derecho a votar en las elecciones generales.

Al principio pensé que todo esto se debía al hecho de que los videojuegos eran un medio joven y por tanto fácil de restringir o censurar, al menos en comparación con otros más antiguos y respetados. Sin embargo, recientemente encontré una noticia que me ha llevado a dudar de este planteamiento: la imputación de Ángel Sala, director del Festival de Sitges, por proyectar la película A Serbian film.

Esta obra contiene dos escenas bastante polémicas, pero en cualquier caso totalmente ficticias. Una de ellas es la violación de un bebé (donde se utilizó un muñeco). En otra, según el periódico El País, “se intuye la práctica de sexo con un menor”. En definitiva, no es lo que podríamos denominar una película snuff o crimen filmado. Esta cinta se proyectó en numerosos países, y aunque en la mayoría de ellos fue criticada por su horrible contenido, ninguno emprendió medidas legales contra quienes la exhibieron. Al fin y al cabo, se trataba de una obra de ficción.

Sin embargo, en España se ha utilizado el artículo 188.7 del Código Penal, destinado a luchar contra la pornografía infantil, para intentar censurar esta cinta. De hecho, se ha llegado mucho más lejos, pues la imputación trata a Ángel Sala como si fuera un criminal que ha cometido un delito de esta categoría por simplemente exhibir una película (que ni siquiera ha filmado él). Parece ser que no son los niños, sino los adultos, quienes tienen dificultades para distinguir entre la realidad y la ficción.

Hace años pensaba que estos paladines de la corrección política sólo se atreverían con los videojuegos. Sin embargo las recomendaciones del antiguo Ministerio de Igualdad sobre los cuentos tradicionales y la imputación Ángel Sala parecen indicar que nos encontramos ante un fenómeno mucho más amplio y peligroso.

En este artículo quería reflexionar sobre la relación que existe entre las instituciones y los individuos que las ocupan. Podría decirse que buena parte de las veces los responsables de las instituciones no utilizan éstas para servir a la sociedad, sino para servirse a sí mismos, como vimos en el caso de los eurodiputados que sólo acuden a las asambleas para cobrar su más que generoso salario y marcharse sin hacer su trabajo. Los abusos de poder tampoco son ajenos a las instituciones no estatales. En este sentido la censura del entretenimiento sólo ocupa una pequeña parte, pero es bastante ilustrativa de este fenómeno.

Pongamos por ejemplo a Amnistía Internacional España. Como mencionaba en un artículo anterior:

Amnistía Internacional (AI) es una organización que lucha por los derechos humanos en todo el mundo, y debido a su admirable labor es enormemente respetada. Lo curioso es que no me consta que jamás hayan criticado a los videojuegos, salvo en el caso de España. Los dirigentes de la sección española de Amnistía Internacional decidieron desde 1999 utilizar el nombre y prestigio de esta organización para sacar adelante sus agendas políticas y personales, aunque ello fuera en contra de los derechos humanos que en principio decían defender, como la libertad de expresión e ideas.

En resumen, si se obtiene un alto cargo en una institución respetable, ¿por qué no utilizar ese poder para imponer las propias ideas?

Por otra parte el Instituto de la Mujer, también en nombre de la igualdad y la protección de los menores, encargó un estudio mencionado bastantes veces en este blog que exigía la censura del sector. Una vez más se utilizaba el poder de una institución para poner en marcha las agendas ideológicas de varios profesores universitarios.

Ahora tenemos a un juez que ha imputado al organizador de un festival de cine por mostrar una obra de ficción, pese a que el resto del planeta vio la misma película y entendió que no violaba ningún derecho fundamental. Parece claro, por tanto, que se está utilizando el poder otorgado por la institución para intimidar a los cineastas españoles y promover su autocensura en el futuro, puesto que el peso de la ley podría caer sobre ellos. Y el juez no está sólo. Entre quienes han apoyado sus acciones se encuentran desde la ONG Protégeles hasta la Confederación Católica de Padres de Alumnos, pasando por el Ilustre Colegio de Abogados de Barcelona.

Uno no puede sino quedarse con la sensación de que en España nos gusta censurar, o al menos intentarlo. No importa si la ideología proviene de la moral tradicional propia de la derecha o de la corrección política defendida por la izquierda: todo el mundo quiere imponer sus ideas utilizando los medios que se encuentran a su alcance, incluyendo las instituciones en las que ocupan un cargo.

Pero el abuso de poder institucional no siempre tiene fines puramente ideológicos. De hecho, en muchas ocasiones la verdadera motivación es económica. Tomemos como ejemplo al feminismo institucional (el cual no ha de confundirse con otras ramas del feminismo que tienen todo mi respeto, ni con dicha ideología en general). Como ya he declarado muchas veces en este blog, la lucha contra el sexismo y la discriminación de género es un objetivo noble y respetable, pero como en muchos otros, no todo vale. Cuando creamos instituciones y cargos cuyas responsabilidades son relativamente abstractas, terminamos encontrándonos con propuestas como la creación de bibliotecas para mujeres (algo que sería justificable si las convencionales excluyeran libros de autoría femenina o al Estado le sobrara el dinero). Éstas y otras iniciativas no tienen tanto que ver con la lucha antisexista como con un intento de justificar el cargo desempeñado. Me recuerda un poco a aquellos espías soviéticos que informaban de ficticias amenazas porque o bien no tenían nada que decir o bien no habían cumplido con su trabajo y necesitaban fingir que lo hacían. El problema es que estos espías estuvieron a punto de crear verdaderas crisis de la nada, y algo parecido ocurre en este caso: se crispa a la población, muchas veces sin motivo alguno, cuando hay asuntos de género más importantes que atender. A buen seguro el desaparecido cheque-bebé (2.500 euros por hijo) podría ayudar a muchas más mujeres que la creación de estas bibliotecas.

La lucha antisexista es como un instrumento musical: si quien lo maneja sabe afinarlo y tocarlo como es debido, producirá una música exquisita. Es decir, servirá para eliminar las barreras que ambos sexos encuentran y relajar las expectativas sociales que sufre cada uno de ellos. Ahora bien, si le damos el mismo instrumento musical a un borrico, lo único que obtendremos será un sonido insufrible que irritará a todos los presentes y no servirá para nada.

Un ejemplo más claro lo podemos encontrar en mi comunidad autónoma. La consejera de igualdad de la Junta de Andalucía gastó 18.000 euros en una guía de 71 páginas que instaba a los medios de comunicación a utilizar un lenguaje alejado del androcentrismo. De ella se publicaron unos 3.000 ejemplares.

Independientemente de que nos guste o no su contenido, podemos estar de acuerdo en que gastar 18.000 euros, especialmente cuando consideramos la crisis económica en la que se encuentra el país, era innecesario. Tengamos también en cuenta que podría haberse utilizado la distribución digital para ahorrar los costes involucrados en la publicación de ejemplares, y sin embargo el documento no aparece en la red por ninguna parte.  Este tipo de iniciativas no se han instituido para servir a la sociedad o combatir el sexismo, sino para servir a quienes ostentan cargos institucionales y necesitan justificarlos, empleando el dinero de los contribuyentes en proyectos puramente simbólicos que no abordan temas de mayor seriedad para la igualdad de género. Una baja por paternidad obligatoria y de la misma duración que la madre, por ejemplo, alentaría la contratación de mujeres al suponer el mismo riesgo que contratar a un hombre, pero como contrapartida podría suponer una carga desmesurada para las pequeñas empresas. Como la respuesta a estos dilemas no es fácil, el feminismo institucional opta por ofrecer soluciones simbólicas que sirven igualmente para justificar puestos institucionales y subvenciones. A la luz de estos hechos me pregunto cuánto habrán costado estudios como La diferencia sexual en el análisis de los videojuegos, que contaba con cientos de páginas y la participación de 14 profesores universitarios.

Si bien es cierto que la corrupción y el abuso de poder han existido a lo largo de la historia, cabe destacar que la ideología en la que se escudaban ha ido adaptándose a las circunstancias históricas del momento. Dichas ideologías eran por lo general nobles, pero su justa causa se empleaba con el fin de repeler todo tipo de críticas hacia quienes se abanderaban con ellas para cometer todo tipo de despropósitos. Antaño pudo ser el cristianismo, hoy se trata de la protección de los menores, los derechos humanos o la igualdad de género. Todas ellas son dignas de elogio, salvo cuando se utilizan (siendo utilizar la palabra clave) para el propio beneficio económico o para censurar formas de expresión que no se ajustan a las ideas de quien ostenta el cargo institucional.

En definitiva, la cada vez mayor aceptación social que experimentan los videojuegos nos ha podido ofrecer la errónea impresión de que, al menos en España, se había ganado la última batalla contra la censura. Sin embargo, la imputación de Ángel Sala y el comportamiento de otras instituciones nos indican que, ya sea por motivos económicos o ideológicos, podría ser sólo el comienzo de otra guerra por nuestros bolsillos y libertades. La diferencia es que nuestro enemigo ya no enarbolará el blasón de la cruz, sino el de la corrección política y la protección de la infancia. Tengamos los ojos bien abiertos a lo que ocurre en otros medios, porque los videojuegos sólo parecen haber sido su primer objetivo.

Anuncios

17 comentarios

  1. Realmente me dejas sin palabras con esto que cuentas, me parece que todavía faltan muchas “vueltas de horno” para mejorar la tolerancia, en fin yo vivo en Argentina y si bien no se afecta mucho a los videojuegos, si se han mutilado películas, libros, etc varias veces.

    Pero ojo que esto no es por voluntarismo sino más bien desinformación, por que ni bien aparece algo para armar escándalos en los noticieros comienza la vorágine de más des-información, uno no termina de decidirse entre el consuelo o la resignación.

    por ejemplo: cuando acá se hizo el eco de la prohibición del “famoso juego Hentai” en Estados Unidos y entonces pasó el mismo desfile de despropósitos que ya te imaginas, también nunca faltan en épocas flacas de material, los informativos sobre el fenómeno CounterStrike en los cyber y la violencia que genera jugar, en fin…

  2. perdón por postear 2 veces pero acabo de recordar un viejo caso de censura local y fue con Carmaggedon 2, en el que cambiaron los peatones por zombies y para volver a tenerlo como estaba originalmente era necesario un parche.
    Pero después de los GTAs me parece que desistieron de eso

  3. hoy he tenido en el instituto con unas doctas señoras de más de 40 años un debate que podría calificar “videojuegos-feminismo-ni puta idea de la movida pero yo opino igualmente que es gratis”.

    Con el título ya flipareis pero es que es así, tras una tutoría a chavales de 3 de ESO, 1 de BUP, sobre el amor romántico, en el que visionan un video del TED, este exactamente http://www.ted.com/talks/tony_porter_a_call_to_men.html.

    Tras este video, se empezaba un “debate” totalmente maniqueo, sesgado y dirigido sobre el sexismo en la sociedad y el papel de las mujeres. Salieron ideas interesantes que por otra conductora hubieran dado mucho juego, pues se intentaba hacer una interpretación del papel actual de alumnas de 15 a través de los cuentos tradicionales, y se vieron como los papeles se invertían en por ejemplo Enredados, pero fue deshechada.

    Cuando intenté dar algunos datos sobre el papel de la mujer en el mundo occidental actual para ver como los alumnos con esos datos los interpretaban e incorporaban a sus argumentos, si estos al no estar tan dirigidos cambiaban o no, pues yo solo daba datos y la pregunta final era ¿no está cambiando el rol de la mujer y el hombre en la sociedad actual? argumenta cualquiera de las opciones que eligas. La moderadora actuó intentando invalidarlos pues ponía en duda los resultados del mismo.

    Al final de la clase le dije, si quieres, ya que conoces las charlas del TED mirate este blog, es decir, el artículo anterior a este, y al ver que ponía en la barra de direcciones videojuegos ya dijo “esa es otra, anda que con los GTA…” y dos vetustas señoras empezaran a hablar sobre sus “experiencias con el GTA” que confundían con el Carmageddon.

    Por supuesto dudo que mire el artículo en cuestión la verdad, sería peligro y pondría en cuestión sus ideas.

    Lo que quiero decir con todo esto y lo que se extrae es que por una parte las personas no tienen una formación suficiente en letras, pues cualquiera que haya dado teoría teatral, lo primero que se le dice es que “la ficción no tiene consecuencias perlocutivas” o lo que es lo mismo, la ficción no tiene consecuencia en el mundo real, y mientras esto no nos entre en la cabeza con respecto a las imágenes, estas magnas señoras seguirán con sus diatribas maniqueas. Me entraron ganas de decirles a estas señoras, ¿usted a visto superman? ¿y se ha tirado por una ventana?. A este juez le pasa lo mismo, una carencia en este aspecto que unida a una ética muy esencialista, en la que lo bueno todavía es bueno y lo malo malo, se propone censurar.

    El problema es que si tenemos que censurar esto censuremos los asesinatos en las películas, sobre todo si el asesino sale indemne, pues incitaríamos a cometer dicho crímen.

    Por otra parte lo del feminismo es ya de risa, y no digo el defender ciertos derechos en los que todavía, en nuestro país, y en la sociedad occidental, no digamos otras que esto ni se lo plantean, la mujer no ha conseguido de facto la igualdad en ciertos derechos, como el salario, que se supone ya deberían haber conseguido hace mucho tiempo.

    Me refiero a ese feminismo de postín que en lo que se basa es en el uso de @ para indicar los dos sexos en el plural o señores/señoras en todos lados, en algunos claramente atentando contra las normas de cualquier buen intento de elegancia lingüística.

    O en las universidades en hacer historia de la mujer con dotaciones económicas importantes para lo que representan, que no en el conjunto, además de una proyección de los trabajos y sus hacedoras inmerecida para la calidad que obstentan.

    Además, es mucho más fácil el debate esclerotizado que el novedoso, el dirigido al abierto y dinámico.

    Esta claro que actualmente, si por una parte no somos condescencientes en el arte y lo entendemos como tal y no como paletos incultos podemos intentar censurar todo, y por otra espero que termine la asociación de ciertas palabras que ya son sinónimo de conveniencia y beneficio personal, espero que a todos estos, a unos como a otros, pronto, ya, se les acabe el crédito y la sociedad les ponga donde debe, es decir, en un rincón donde no se puedan escuchar sus estulticias.

  4. perdón por el testamento que he escrito de nuevo, intentaré cuando no esté en caliente no extenderme tanto.

  5. @Carlixyz

    Por desgracia la aparente preocupación de ciertos medios de comunicación hacia determinados libros, películas y videojuegos tiene menos que ver con la responsabilidad informativa que con crear controversias para capturar a la audencia y aumentar sus ingresos. El juego que mencionas en tu primer comentario era completamente desconocido en la mayor parte de los países, pues no se comercializaba fuera de Japón. Ahora miles de personas se lo han descargado para probarlo. ¿Pensaban que eso no iba ocurrir cuando publicaron la noticia?

  6. @JC Denton

    No hay problema. Puedes extenderte todo lo que necesites.

    La presentación de TED que mencionas me parece muy buena, aunque no esté al 100% de acuerdo con todo lo que dice (como la pirámide que muestra casi al final). Lo que me pregunto es cómo las profesoras que mencionas habrán utilizado este material para debatir, porque incluso las cosas buenas se pueden utilizar de mala manera.

    Considero que la ficción sí puede influir en las personas, pero salvo que padezcan problemas mentales, sólo constituyen una minúscula pieza de lo que nos hace ser como somos. Si tuviera que darle un porcentaje, yo diría que no supera el 3%. El resto lo conforma la familia, el grupo de iguales con el que uno se relaciona (amigos, compañeros de clase y/o trabajo), la biología, la educación formal, el entorno inmediato y el estatus socio-económico, entre otros factores.

    El problema es que como controlar o cambiar todo esto no es posible o es demasiado difícil (salvo quizá en el caso de la educación formal, aunque tampoco puede decirse que sea fácil), se nos vende la ilusión de cambiando la ficción se solucionarán muchos problemas.

  7. A este paso van a censurar hasta la barra del pan porque puede ofender a los panaderos (perdón, debería haber puesto panader@s).

    La verdad es que la sociedad actual no permite la libertad de expresión. Todo lo que salga de su esquema de “normalidad” debe ser censurado, sin importar los valores que pueda transmitir. Sin ir más lejos, hace poco en el colegio vimos un vídeo sobre los “hikikomoris”. A un amigo que estaba en la clase de al lado, cuando intentó explicar la cultura japonesa y justificar el por qué los padres permiten a sus hijos vivir así, la profesora casi se lo come. En mi clase, yo tuve que medir las palabras casi con cuentagotas, y aún así la profesora me miró mal. No obstante, incluso aplaudía indirectamente “aportaciones” como: “Si yo fuera su madre, le daría dos hostias”. Simplemente patético…

    Sobre lo que se ha hablado en anteriores comentarios de si al ficción influye o no… Por lo menos a mí me influye. Persona 4 me ha influido muchísimo, y para mejor (responsabilidad, tomar decisiones meditándolas antes, y, sobretodo, me sirvió para ownear a mi profe de inglés enseñándole una frase en arcaico xD). Obviamente, si juegas al Red Dead Redemption no irás por la calle pegando tiros, pero sí sabrás algo más sobre el lejano Oeste, o sobre las armas antiguas. Aunque claro, nunca oirás a algún político decir eso, como mucho dirán que es un juego en el que tienes que matar y ésa es toda la diversión.

  8. @Tene Rodkon

    ¿Es tu profesora partidaria de la igualdad de género? Menciono esto porque el problema de los hikikomoris es precisamente un problema de género, causado por las expectativas que la sociedad japonesa impone a los varones, especialmente a los primogénitos. Quienes no soportan la presión de cumplir con su papel pueden terminar aislándose del mundo.

    Es cierto que el fenómeno también se ha dado entre las chicas, igual que la anorexia también ha podido afectar a algunos chicos, pero ambos problemas son normalmente específicos para cada género.

    Yo personalmente no veo inconveniente alguno en recomendar otras formas de escribir, siempre que se queden en sugerencias y no cuesten 18.000 euros. De hecho yo prefiero escribir términos neutrales como “la humanidad” a “el hombre”. Puedo estar de acuerdo en que en ciertos casos el masculino genérico invisibiliza a las mujeres. El problema es que la arroba no es aceptable estilísticamente hablando, y la duplicación de palabras o la separación “a/o” al final de las mismas pueden ser admisibles en un documento oficial, pero quedarían horribles en un artículo de opinión, una novela y muchos otros formatos. Estoy de acuerdo en el diagnóstico, pero no en las soluciones ofrecidas (se me ocurren algunas, pero el tema queda fuera del objetivo de este blog). Por eso tiendo a emplear el masculino genérico. Finalmente, el impacto que todo esto tiene sobre la población en general y las mujeres en particular me parece que se ha exagerado de sobremanera, teniendo en cuenta que hay idiomas que carecen de género gramatical y cuyas sociedades pueden tener los mismo problemas o incluso mayores en cuanto al sexismo real.

  9. Es terrible todo esto. Lo en verdad preocupante es que no se trata de un fenómeno español, ni siquiera europeo. A mí me impactó mucho la polémica levantada en Estados Unidos por un personaje de Avatar que al parecer fumaba, y leí de hecho que James Cameron llegó a dar explicaciones al respecto – cediendo, en mi opinión, a esta especie de extorsión maquillada -.

    Otro caso similar es el de la conversión de Mr. Popo, personaje de Dragon Ball, de negro a azul (aunque no tengo comprobado si se trata en realidad de un fake, aquí el vídeo: http://www.youtube.com/watch?v=9KIk47527MA&feature=player_embedded).

    El último ejemplo lo hemos tenido hace unos días, cuando han tenido que diseñarle unas bragas por ordenador a Natalie Portman porque no podía vérsele el tanga en un anuncio de cine.

    ¿Procede de la izquierda y de la derecha? En verdad las dos se están difuminando. A la derecha siempre le ha venido bien la moralina porque criminalizando trivialidades, se pueden “legalizar” verdaderos abusos.
    Pero en este caso la izquierda está también sacando tajada, para seguir la marea en un teatro de sus propios principios, conservar su cuota de poder sin tener que enfrentarse al sistema.

    Es difícil combatir el crimen, por lo tanto diremos que todo el mundo es bueno y todo lo demás son manipulaciones. Es costoso y caro poner policías que escolten a las mujeres amenazadas, así que prohibiremos los plurales masculinos y la palabra “coñazo”. Mientras tanto, a los fanáticos de todo tipo esta situación les viene estupendamente para poder subir escalones dentro de la autoridad bajo la excusa de la democracia, y horadando la democracia.

    Perdón por la parrafada, interesante texto.

    Un saludo.

  10. Perdón, dije “bajo la excusa de la democracia” y quise decir “tolerancia”. Sonó un poco ultra con esa errata.

    ¡Saludos!

  11. Gracias Javier. Excelente comentario.

  12. Parece mentira que aún hoy en día haya censura en las películas. Puedo comprender que no se autorice emitirlas por televisión en cierto horario por su contenido (aunque no parece la clase de película que darían por televisión), o que se critique su contenido como en el resto de países. Pero censurarla me parece exagerado. Simplemente debería advertirse del fuerte contenido, que puede resultar desagradable/ofensivo, y el que no esté dispuesto a verlo que no lo mire y punto.

    Respecto al feminismo estoy muy de acuerdo. Días como, por ejemplo, el 8 de marzo (día de la mujer trabajadora) en el que todo el mundo lleva algo lila y todo eso, es en realidad otra forma de discriminación. Entonces ¿todos los demás días del año son del hombre trabajador? Fijar un día hace pensar que es así.

    El caso del videojuego comentado me recuerda al escándalo de Rule of Rose en italia. Entiendo perfectamente que tiene escenas duras y/o desagradables, pero estoy segura de que mucha gente no lo conocía y lo jugó por morbo tras oír las noticias.

    Se tiene a los videojuegos muy demonizados. El otro día fui con la escuela a una charla bastante interesante sobre la repercusión de la guerra y porqué debemos evitarla y optar siempre por el diálogo y la negociación. Evitar todo acto relacionado con la guerra y eso. El hombre que lo explicaba, se ve, es toda una eminencia a nivel internacional. Y cuando llegó a los videojuegos solo existieron dos tipos: “Playstations y esas tonterías” (lo cual es equivalente a Call of Duty y GTA) y juegos de ajedrez. Un chico rebatió de forma bastante admirable (considerando que allí había un auditorio lleno de gente) todos los argumentos expuestos por el señor que daba la charla, pero las personas que escuchaban (que todos eran de unos 17-18 años) le restaron valor a sus argumentaciones sólo porque se estaba refiriendo a videojuegos. Finalmente el otro hombre cambió de tema al darse cuenta de que perdía autoridad. Me parece patético que personas tan presuntamente cultas e importantes no se den cuenta de la diferencia entre ficción y realidad.

    Por cierto, un placer volver a ver tu blog en funcionamiento, Daniel.

  13. Gracias Rokuso.

    Lo que mencionas de la conferencia me parece muy interesante. Tengo curiosidad, ¿en que contexto aparecieron los videojuegos dentro de la charla?

  14. Bueno, básicamente se habló de ellos en cuanto a la violencia que recibimos por los medios. “A los 10 años, ya se han visto 10.000 asesinatos” y esas cosas, tanto por la TV como por los videojuegos. El hombre ignoraba la existencia del sistema PEGI y culpó a los videojuegos de todas las conductas violentas y dejó a los videojugadores como asesinos en serie (vaya, lo que nos suelen hacer siempre).

    Como si antes de los videojuegos, la violencia nunca hubiera existido…

    Saludos ^^

  15. Lo que es una pena es lo de la SGAE, porque no pagan a los programadores por un trabajo bien hecho?

  16. hola.
    la verdad los padres de los niños,cuando compran los juegos nunca ven la clasificasion del mismo.por citar un ejemplo:el juego para adultos”rapelay” cuado lo trajeron para los demas continentes por medio de importacion,los padres lo atacaron a mas no poder,a tal grado de que lo hicieron ilegal.
    entonces:deberian cancelar todos los libros o peliculas,puesto que tambien hay titulos para adultos y podrian caer en las manos de los menores.

    saludos

  17. […] more De los videojuegos al cine censura corrupción y abuso de poder en las instituciones españolas /Vid… post widget post […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: