Conferencias TED (I): niños, educación y videojuegos

TED (Tecnología, Entretenimiento y Diseño) es un ciclo de conferencias estadounidense en el que se discuten todo tipo de temas científicos, económicos y culturales, especialmente -aunque no exclusivamente- aquellos que hacen referencia a sus siglas. En él han participado prominentes figuras como Bill Gates, Al Gore y Bill Clinton; académicos líderes en sus respectivos campos como Richard Dawkins, Jane Goodall, Malcolm Gladwell y también varios premios Nóbel.

En esta entrada me gustaría que discutiéramos la charla de Ali Carr-Chellman Gaming to re-engage boys in learning (Videojuegos para volver a motivar a los niños en clase). Aunque el vídeo que encontrarán a continuación se halla en inglés, pueden acceder a una versión subtitulada al español en la página web original. También hay subtítulos en otros 19 idiomas, incluyendo por supuesto el inglés.

La premisa del vídeo es que el fracaso escolar de los niños está alcanzando niveles muy elevados, mientras que las niñas obtienen buenos resultados. Carr-Chellman considera que la feminización del sistema escolar está jugando un importante papel en este fenómeno y propone como solución un acercamiento a lo que ella considera la cultura de los chicos, donde los videojuegos ocuparían un lugar muy importante. La charla de Carr-Chellman hace referencia a Estados Unidos, pero muchos educadores señalan que se trata de una tendencia global.

Como ya se ha mencionado, los participantes suelen ser líderes en sus respectivos campos, pero eso no quiere decir que sus propuestas estén exentas de problemas. Me gustaría que discutiéramos no sólo los méritos y deméritos tanto del análisis como de la propuesta de Carr-Chellman, sino también otras partes de su argumento que simplemente se dan por sentado, como por ejemplo cuando afirma que los videojuegos forman parte de la cultura de los niños, pero no de las niñas. 

Para terminar, recomiendo encarecidamente que escuchen la presentación de Hanna Rosin New Data on the Rise of Women, que pese a no estar relacionada con los videojuegos, explica el éxito actual de las mujeres en el mundo laboral frente a la menguante influencia masculina (tema relacionado con el primer vídeo). Una vez más hemos de recordar que trata únicamente el fenómeno en Estados Unidos, y de hecho su argumento pierde fuerza cuando se refiere a otros países. También pueden ver este vídeo subtitulado al español o al inglés en la página original.

Lección de historia en Rome: Total War

Rome: Total War ha sido aclamado como uno de los mejores videojuegos de estrategia jamás creados tanto por su fidelidad histórica y complejidad política como por sus espectaculares batallas en tiempo real. Sin embargo, este artículo no tratará sobre sus ya conocidas virtudes, sino de cómo consiguió algo que ningún otro juego había logrado hasta ese momento: hacerme dudar de la imagen que tenía sobre la figura histórica de Julio César.

Cuando comencé estudiar Historia de Roma en las escuelas primaria y secundaria, la imagen que tenía del posteriormente nombrado “dictador a perpetuidad” no era precisamente positiva. Había tomado la República por la fuerza de las armas y allanado el camino para que, con Augusto, Roma se convirtiera finalmente en un imperio. Todo ello resonaba con el pasado reciente de mi país, España, donde un golpe militar había terminado con la Segunda República y establecido una dictadura bajo la cual mi familia no pasó sus mejores días.

Como pueden ver, estaba proyectando el pasado reciente sobre un hecho que no se parecía a éste en absoluto. Aunque la República Romana en aquel momento no fuera más que una oligarquía buscando enriquecer a sus miembros, la mera palabra “república” y el hecho de que realizaran elecciones sonaba mucho mejor a mis oídos que títulos como el de “dictador”, que sugería un poder absoluto. Obviamente la situación de la República Romana era mucho más compleja de lo que yo pensaba en aquel momento, pero como estudiante de secundaria sólo podía juzgar con los datos que tenía en mis manos. La historia estaba llena de hombres (y excepcionalmente, mujeres) que habían luchado por hacerse con el poder sin otro fin que el poder mismo, traicionando, sacrificando e incluso asesinando a sus familiares y amigos más allegados, renunciando a sus principios y destruyendo instituciones políticas. Nada me hacía suponer que Julio César fuera a ser una excepción en esa larga lista de gobernantes.

Julio César (100 a.C.- 44 a.C)

Cuando comencé mis estudios universitarios en el área de Historia, habría sido el momento perfecto para ampliar mi perspectiva en este tema, pero nada más lejos de la realidad. Para mi sorpresa (y la de muchos otros estudiantes) la historia política había caído en desgracia, siendo acusada por muchos de glorificar la vida de los poderosos mientras se ignoraba la del pueblo, o por considerarse poco relevante en comparación con la historia económica y social. En consecuencia, aunque conseguí profundizar mi conocimiento sobre la República y el Imperio, nunca llegué a conocer los motivos de Julio César para entrar en Roma. Además, al no tratarse de mi especialidad geográfica ni cronológica, tampoco me preocupé siquiera por la pregunta. Su motivo debía haber sido el hambre de poder.

Sigue leyendo

Los videojuegos son positivos. ¿El argumento que nos interesa?

Un informe del Comité de Mercado Interno y Protección al Consumidor del Parlamento Europeo ha concluido que los videojuegos contienen aspectos beneficiosos para los usuarios.

Los resultados de la investigación ya habían sido tratados en otros estudios: los videojuegos estimulan el pensamiento estratégico e innovador, la creatividad y la cooperación. Sin embargo, lo realmente importante de esta noticia no son tanto los resultados extraídos como la institución que los confirma, ya que el Parlamento Europeo parece que será menos propenso a solicitar una legislación restrictiva unificada a consecuencia del informe.

Unos días antes de esta noticia, Edge Online también publicaba un artículo sobre los beneficios de jugar a videojuegos, siendo 15 de ellos los más claros:

  • Desarrollo de la empatía en gente joven 
  • Terapia para combatir el estrés post-traumático 
  • Distracción del dolor 
  • Rehabilitación física 
  • Agudeza visual
  • Coordinación mano-ojo 
  • Simulación de experiencias reales 
  • Resolución de problemas
  • Avivar la imaginación 
  • Salud cognitiva
  • Entender cómo piensan otros
  • Socialización
  • Desarrollo tecnológico 
  • Exer-gaming (juegos de ejercicio)
  • Diversión

Cada uno de estos puntos se trata en detalle en el artículo original.

A todos los aficionados al videojuego nos alegra leer informes como el del Parlamento Europeo o artículos como el de Edge Online, principalmente porque funcionan como contrapeso frente a otros estudios que han investigado los aspectos potencialmente negativos del medio. Sin embargo, como acertadamente me comentó Sparky al poco de leer la noticia:

Aunque algo puede haber de cierto en todo esto, tampoco soy demasiado partidario de “vender” los videojuegos de esta forma. A ver si me explico: el cine, la literatura y otras formas de expresión cultural “mayores” han alcanzado un alto grado de aceptación social sin que nadie -creo yo- haya tenido que cantar por ahí supuestas bondades terapéuticas.

Como he dicho otras veces en este blog, hemos de poner en duda la supuesta objetividad de los investigadores que realizan este tipo de estudios, ya sean sobre los aspectos positivos o negativos de los videojuegos. El más claro ejemplo de subjetividad lo encontramos en las propias preguntas que motivan este tipo de investigaciones: ¿son los videojuegos perjudiciales o beneficiosos? Como habrán notado, son el tipo de preguntas que rara vez (si alguna) nos hemos hecho los propios jugadores, y la razón es la misma por la no nos hemos cuestionado los efectos que tiene ver una película: consideramos que hay que analizar el cine por su mérito artístico y no en relación a las habilidades que ayude a desarrollar o los trastornos que pueda ocasionar, ya que éstos son generalmente imperceptibles*.

Los estudios que analizan las bondades de los videojuegos siempre son de agradecer, pero muchas veces suponen llevar el debate sobre la validez del medio al terreno educativo en lugar de al terreno artístico. La vertiente educativa ha de examinarse, pero desde luego no es deseable que la aceptación social de los videojuegos dependa de ella, por las mismas razones que no lo sería en el caso de otros medios.

Dicho esto, no va a ser  fácil que los videojuegos consigan aceptación social como forma artística a corto plazo, y buena parte de culpa la tiene el propio sector.

Sigue leyendo

Tratamiento Cero: la efectividad de Brain Training

brain-training

Brain Training, también conocido como Brain Age en algunos territorios, se ha convertido en uno de los títulos más exitosos de la consola Nintendo DS no tanto por su “jugabilidad” sino por los supuestos beneficios que aporta, como mantener el cerebro en forma a partir de una determinada edad.

Si Brain Training es efectivo o no, es algo que no estoy cualificado para afirmar, y los estudios realizados hasta ahora arrojan resultados contradictorios. Por el momento, Nintendo no ha respaldado los hallazgos de ninguna investigación, afirmando que ellos sólo se dedican al entretenimiento. Sin embargo, este distanciamiento contrasta notablemente con su campaña de marketing, donde se afirma que Brain Training ayuda a mantener el cerebro en forma. Hipócritas.

La noticia que vengo a tratar es que Alain Lieury, profesor de psicología cognitiva en la Universidad de Rennes, ha realizado un estudio en el que concluye que Brain Training no es efectivo, llegando incluso a hablar de “charlatanería” cuando se refiere a las supuestas cualidades del producto.  Yahoo Juegos nos explica cómo se realizó el estudio:

Lieury ha dirigido una investigación con niños de 10 años divididos en varios 4 grupos. Los dos primeros hicieron un curso de mejora mental con una Nintendo DS, un tercer grupo usó ejercicios similares con lápiz y papel y un último grupo continuó yendo al colegio con normalidad. El experimento intenta demostrar si los grupos que usaban la consola mejoraban su capacidad mental y memoria a mejor ritmo que resto.

A todos los grupos se les hicieron una serie de pruebas previas para comprobar su nivel y compararlo con el que muestran al final del experimento. Los resultados han mostrado que los niños que jugaron con Brain Training mejoraron al mismo ritmo que el resto en matemáticas, sin destacar, mientras que se vieron claramente superados en memorización. Mientras que el grupo que usó lápiz y papel mejoró un 33%, los que usaron Brain Training solo mejoraron un 17 %. En cuestiones de lógica, los niños que continuaron yendo al colegio con normalidad se llevaron el gato al agua con una mejora del 20 %, mientras que el resto de grupos solo mejoraron un 10 %.

Estos resultados han llevado a concluir al investigador francés (…) que Brain Training es un buen juego que deja mucho que desear en su faceta científica.

Lo que ni Yahoo ni la fuente original señalan es que Brain Training está orientado a personas mayores, como su campaña publicitaria nos indica, debido a que el cerebro deja de desarrollarse en su mayor parte a partir de los 20 años, y de ahí que el juego ofrezca (supuestamente) mayores beneficios a personas de más edad. Sin embargo, el profesor Lieury realizó su experimento con niños de 10 años, un sector de la población al que juego no va dirigido, debido a que su cerebro se encuentra en una fase de desarrollo diferente.

Por otra parte, pensar que utilizar Brain Training durante 7 semanas puede ofrecer mejores resultados que ir a clase durante el mismo periodo de tiempo es algo disparatado, y no recuerdo que el juego haya proclamado nada parecido. Sin embargo, en un estudio escocés se utilizó Brain Training para complementar las actividades de clase y los resultados ofrecieron mejoras de hasta un 50%. Hay que señalar que en ambos casos los estudios están empleando Brain Training para un propósito que no tiene nada que ver con la finalidad del juego ni el tipo de público al que va dirigido, por lo que juzgarlo en función a este tipo de expectativas es claramente injusto.

En definitiva, el estudio de Lieury no viene a probar nada, ya que Brain Training no se diseñó para niños de tan corta edad. Si lo que se pretende denunciar es la publicidad (supuestamente) engañosa de Brain Training, el experimento debería haberse realizado con sujetos de mucha más edad, que es el público para el que se diseñó.

El hecho de que Lieury no pareciera saber a quién iba dirigido el juego, ya nos habla de lo poco informado que estaba sobre su objeto de investigación, y debería darnos una idea de la seriedad con la que condujo el proyecto. Imagino que como se trata de un videojuego, lo más probable es que Lieury asumiera sin más que estaba dirigido a niños, indicativo de ignorancia y prejuicios que en una investigación universitaria, con la credibilidad que poseen de cara a la opinión pública, encuentro especialmente reprobables.

Después del salto podrán ver varios videos publicitarios de la serie de videojuegos Brain Training. Vamos a comprobar cuántos niños de 10 años encontramos en estos anuncios.

Sigue leyendo