Sexualidad y homofobia en Persona 4

Este artículo es una traducción de la columna “Sexuality and Homophobia in Persona 4“, escrito por Samantha Xu y publicado originalmente en Gamasutra.

Sexualidad y homofobia en Persona 4

Samatha Xu

Kanji Tatsumi, del videojuego Persona 4, es uno de los primeros personajes en la historia del medio en enfrentarse a su identidad sexual de una forma elocuente y significativa.

Tanto su lucha interna como su resultado quizá no sean lo suficientemente progresistas como para nombrarlo el Harvey Milk de los videojuegos, pero su genuina existencia en Persona 4 es un pequeño y positivo paso adelante para alcanzar un universo videojueguil socialmente diverso.

Presentado inicialmente como un adolescente peleón y con tendencias antisociales, Kanji es temido por los residentes y mantiene una actitud de macho agresivo hacia los demás personajes a lo largo del juego. Es un hijo leal y un empleado en el negocio textil de su familia. No será hasta la aparición de su alter-ego Shadow Kanji [la Sombra de Kanji] cuando descubriremos su interna confusión sexual.

Shadow Kanji habita el vaporoso laberinto de los baños en el Midnight Channel [el Canal de la Medianoche], una dimensión paralela dentro de la televisión donde los protagonistas deben luchar contra sus alter-egos para salvar a sus amigos y a sí mismos.

Sigue leyendo

Anuncios

¿La agenda gay the Grand Theft Auto IV?

gta_gay_agenda

El artículo que les muestro a continuación es una traducción del ensayo “GTA IV – Pushing a gay agenda” (GTA IV – Imponiendo una agenda gay), publicado originalmente en Lesbian Gamers.

GTA IV – Imponiendo una agenda gay

Lesbian Gamers

¿Por qué cuando algo aparece claramente definido como gay, se forma automáticamente la suposición por parte de cierto tipo de personas, de que hay alguna clase de plan subyacente que está incorporado en el marco de la obra? A esta gente le encanta lanzar la palabra “agenda” porque siempre suena más engañoso y cargado de intención. Cuantas veces nos habremos reído de gente que dice cosas como “ella podría volverla gay”, una noción ridícula, pensada por los detractores de la homosexualidad para afianzar el temor de que es realmente posible “volver gay” a alguien.

Mientras investigaba un reciente artículo aquí para Lesbian Gamers, me encontré con el hilo de discusión de un foro sobre Grand Theft Auto IV. El nombre del hilo era “la agenda gay de GTA IV“. La persona que comenzó el hilo parecía sentirse algo enfadado por el hecho de que Rockstar hubiera incluido personajes abiertamente gays en GTA IV. Afirmaba que “cuando tienes bromas gays, además de múltiples personajes abierta o encubiertamente gays, referencias gays y [otros] indicios (…) tengo que empezar seriamente a preguntarme si alguien está intentando imponer una agenda”, sienda esa la gran agenda gay que obviamente se hará con el control del mundo tal y como lo imaginamos.

elizabeta_torres_full

Hay dos aspectos realmente asombrosos en este hilo del foro que me impactaron: el primero fue la idea de que tener personajes abiertamente gays en videojuegos fuera tomado como la imposición de una agenda gay, y segundo, que el hilo no se desintegrara inmediatamente en un montón de pataleos homófobos por parte de fanboys (o fangirls). Un comentarista escribió “¿de modo que si pones personajes gays en un videojuego quiere decir que tienes una agenda?” que es realmente una gran observación.

Es ridículo sugerir que Rockstar está imponiendo algún tipo de agenda específica con GTA IV, particularmente una gay. La inclusión de personajes y tramas gay es algo por lo que Rockstar debería ser aplaudido, particularmente en un título que se percibe como parte de este tipo de juegos exageradamente ultramasculinos que sólo va a apelar a homófobos rednecks varones de entre 16 y 30 años a quienes les gusta tragar cerveza y comportarse de forma sexista.

gta_karl1

Si Rockstar tiene alguna agenda en GTA IV es reírse de la idiotez que hay en el mundo. En cierto modo GTA IV plantea la pregunta de por qué un país que utiliza el derecho a portar armas como una excusa para posesión de pistolas se muestra aturdido cuando las cosas se tornan horriblemente mal. GTA IV se burla del genocidio indígena, la cultura de los famosos, la homofobia, el belicismo y otros aspectos difíciles de aceptar en la vida cotidiana actual.

[El texto recomienda un ensayo sobre el personaje Elizabetha Torres y su posible homosexualidad, también publicado en Lesbian Gamers]

Homosexualidad y diferencias culturales

Hace un par de semanas salió a la venta en Estados Unidos el videojuego Harvest Moon DS Cute, la contrapartida femenina de Harvest Moon DS. Para quienes no estén familiarizados con esta serie, el objetivo es sacar adelante una granja mediante la crianza de animales, cultivando la tierra y por supuesto obteniendo beneficios mediante la venta de productos. Mientras tanto, el jugador puede establecer una relación romántica con uno de los muchos personajes disponibles, casarse e incluso tener hijos.

Harvest Moon DS Cute sigue la misma dinámica de juego que Harvest Moon DS. La gran diferencia, sin embargo, la encontramos en la versión japonesa, donde la protagonista además de cortejar a chicos puede también mantener una relación íntima con otra chica. La boda en este caso se sustituye por una ceremonia de “mejores amigas” en la playa y después la chica en cuestión se establece en el hogar de la protagonista de forma permanente. Pasado un tiempo, traerá un niño que podrán criar juntas.

En la versión estadounidense, sin embargo, la opción de emparejarse con otra chica fue eliminada para no ofender a la opinión pública. Natsume, compañía responsable del cambio, no ha querido dar explicaciones al respecto. Lo que me lleva a preguntarme ¿el hecho de que apenas haya títulos que se desvíen de la normativa heterosexual es culpa del sector o de la sociedad?

Sexo en Mass Effect

Un vídeo en el que se muestra a una mujer manteniendo relaciones sexuales con una alienígena, dentro del esperado Mass Effect, está dando la vuelta a la blogosfera. Aquí lo tenéis:

Es raro encontrar escenas sexuales en videojuegos convencionales, pero lo es mucho más cuando implican a personajes del mismo sexo. Sin embargo, antes de entrar de lleno en este asunto hay que aclarar algunos puntos:

1. Es posible personalizar el diseño del personaje principal. Podemos elegir, entre otras características, su sexo.

2. La alienígena que aparece en el vídeo pertenece a una raza que sólo posee un sexo. Por tanto, lo que habéis visto en el vídeo no puede definirse técnicamente como una relación homosexual (aunque lo es en la práctica).

3. Si el personaje principal es un hombre, puede tener acceso a una escena sexual con una mujer humana o con este tipo de alienígena.

4. Si el personaje principal es una mujer, puede tener acceso a una escena sexual con un varón humano, o también con este tipo de alienígena, tal y como ha aparecido en el vídeo.

Dado que el/la alienígena muestra rasgos que asociamos claramente con el sexo femenino, una de las combinaciones evoca inevitablemente lo que sería una relación entre mujeres. Todo parece indicar que no habrá una escena similar entre dos personajes masculinos.

La canadiense Bioware, compañía que ha diseñado el juego, sorprendió en 2003 con Star Wars: Caballeros de la Vieja Republica, título en el que se podía acceder a un romance homosexual si el jugador controlaba un personaje femenino. En 2005, Jade Empire también proporcionaba al jugador la oportunidad de mantener relaciones románticas con personajes del mismo sexo, y en este caso incluía varones.

Hay quienes han criticado a Mass Effect por no incluir en su último título una relación homosexual protagonizada por varones. Señalan que la inclusión de una escena de sexo entre mujeres se ha hecho pensando las fantasías del público masculino. Personalmente, no estoy de acuerdo. Como he indicado antes, Bioware ya exploró ese terreno en Jade Empire. El propio Mass Effect va a tener varias entregas, y no sabemos si las próximas incluirán esta posibilidad, dado el historial de la compañía.

En cualquier caso, el esfuerzo que ha realizado Bioware para incluir sexo, incluso en su vertiente homosexual, dentro de Mass Effect, supone un paso de gigante en el sector. Podemos criticar la ausencia de una relación homosexual entre varones, pero hay que reconocer su valentía al tratar temas considerados tabú en la industria durante mucho tiempo.

Cuando me alegro por la inclusión de sexo en los videojuegos, me refiero a títulos convencionales dirigidos al público adulto, no a juegos que giren únicamente en torno a ese tema.
Tampoco estoy hablando de un sexo gratuito, sino de escenas que revelen algo sobre los personajes y doten a la historia de una mayor profundidad e intensidad. Es un elemento que se incluye con cierta frecuencia en el cine y otros medios, pero su presencia en los videojuegos convencionales es casi inexistente.

Tengo la sensación de que las escenas de sexo en Mass Effect serán importantes para la trama y darán fuerza a los personajes. Todavía es pronto para juzgar, dado que el título aún no ha salido al mercado, pero si estuviera en lo cierto, podrían ser un referente para la utilización del sexo en otros títulos.

Homosexualidad y Videojuegos

La homosexualidad en los videojuegos conlleva una importante diferencia con respecto a la representación mujeres y minorías: no es necesario que se manifieste externamente. A continuación citaré un ejemplo: uno de mis personajes favoritos, Rikimaru de Tenchu, es un ninja leal a su señor que ha salido airoso de las situaciones más difíciles. Durante toda la saga no muestra ningún interés romántico por personaje alguno, sea masculino o femenino. ¿Cómo saber si Rikimaru es heterosexual, homosexual, bisexual o asexual? Dada la tradición predominantemente heterosexual en el mundo del videojuego, podríamos dar por hecho que no es diferente a los demás. Sin embargo, si se revelara homosexual en uno de los siguientes títulos, no supondría ningún conflicto con la historia de la saga. Por el contrario, su compañera de aventuras Ayame es claramente heterosexual, ya que mantenía una relación sentimental con otro ninja: Tatsumaru.

Lo que vengo a demostrar con este ejemplo es que existen numerosos personajes en el mundo del videojuego con los que un jugador puede identificarse, ya sea heterosexual u homosexual, dado que no revelan en ningún momento sus preferencias.

El problema es que mientras existen numerosos protagonistas claramente heterosexuales en los videojuegos, los homosexuales quedan confinados a estos avatares ambiguos o indefinidos.

Los personajes homosexuales carentes de un papel protagonista, sin embargo, no son una novedad en el mundo de los videojuegos. Desde hace años los tenemos en títulos como Bare Knuckle 3 (no digo Streets of Rage 3 porque en la versión occidental los eliminaron) o en la popular recreativa Vendetta.

Como podéis ver en la foto, la representación de los homosexuales estaba cargada de estereotipos y poseía connotaciones peyorativas y cómicas. Sin embargo, en los últimos años la tendencia está cambiando. Podemos encontrar personajes homosexuales que no poseen rasgos estereotípicos ni son objeto de burla. El ejemplo más reciente ha sido el videojuego Canis Canem Edit (Bully), en el que el protagonista tiene la opción de besar a una entre varias chicas y sorprendentemente también a algún chico. Esto deja la orientación sexual del protagonista a elección del jugador. En este sentido, vamos a comentar dos ejemplos conocidos:

El primero es El Templo del Mal Elemental. En este título el jugador tiene la opción de comprar la libertad de un pirata llamado Bertram, quien promete “amar por siempre” a aquel que lo libere de su cruel amo. Si el jugador lo hace, puede casar a Bertram con cualquiera de sus personajes varones. Este matrimonio se incluyó como opcional entre otros matrimonios heterosexuales durante el juego.

El segundo es Star Wars: Los Caballeros de la Vieja República. Juhani es una jedi con la que el jugador se enfrenta en el transcurso de la historia. Existe la opción de matarla o de derrotarla y después convencerla para que vuelva a la orden jedi. Si el jugador la mata, otra jedi que era su amante luchará contra él para vengar su muerte (ella menciona que “pasaron muchas noches juntas bajo las estrellas”).

Por el contrario, si el jugador decide no matarla, Juhani se unirá a su grupo. Lo más significativo es que si se está jugando con un personaje femenino, en un momento determinado (y dependiendo de las acciones del jugador) Juhani confesará su amor. En este punto se puede rechazar o aceptar su proposición.

Por supuesto, existen muchos otros casos de personajes homosexuales (podéis consultar el “top 20” de Gaygamer), pero quería señalar estos dos porque también permiten al jugador elegir la orientación sexual de sus avatares.

El tema quizá más controvertido es el de la representación. ¿Deben los personajes homosexuales poseer rasgos distintivos que los marquen claramente como tales, o sólo deben diferenciarse en sus preferencias personales? En este caso imagino que la opción más correcta sería la segunda, ya que la primera podría dar rienda suelta a muchos estereotipos. Sin embargo la comunidad de “gaymers” (jugadores gay, como ellos se denominan) es bastante heterogénea y no todo el mundo opina de la misma forma. Por ejemplo Makoto de Enchanted Arms (ver abajo) es un personaje abiertamente gay y está marcado visualmente como tal. Para algunos este tipo de representaciones son acertadas, mientras que para otros son objeto de una fuerte crítica.

Al igual que ocurre con los casos de mujeres y minorías, la incorporación del colectivo homosexual en el desarrollo de videojuegos podría ser la solución a este tipo de dilemas. De hecho, mientras consultaba los foros, he leído en algunas opiniones que a muchos no les gustaría jugar a un videojuego de rol de temática gay diseñado por los programadores heterosexuales habituales.

Para terminar, he de decir que encontré muy interesante el fenómeno de la apropiación de ciertos personajes o narrativas que se han interpretado en clave homosexual (tanto por parte de homosexuales como de heterosexuales) aunque no estuvieran diseñadas con esa intención. Don Juan Tenorio ya fue juzgado en su día como posible homosexual. El hecho de estar con tantas mujeres quizá fuera una forma de ocultar su verdadera identidad sexual a la sociedad de su época.

De algunos personajes famosos del mundo de los videojuegos se han dicho cosas similares, a veces como una broma y en otras ocasiones en serio.

Durante mucho tiempo se ha puesto en cuestión la orientación sexual de Zangief (Street Fighter II), Benimaru (The King of Fighters) y Voldo (Soul Calibur). Estas suposiciones se basan sobretodo en la apariencia, aunque también ha habido ocasiones en las que el comportamiento de otros personajes ha levantado sospechas.
.

.

De Sephirot (Final Fantasy VII) se ha llegado a decir que los problemas espirituales que experimenta durante el juego han podido deberse (en parte) a su lucha interna contra sus propios deseos. También se ha dicho de él que podía haber estado enamorado del protagonista (Cloud) y que por ello terminó asesinando a su inofensiva compañera Aeris, supuesto objeto de sus celos. Incluso existen cómics japoneses no oficiales donde se narran los imaginarios encuentros homosexuales entre Cloud y Sephirot.Cosas similares se han dicho de Guile y Charlie (Street Fighter), del protagonista de Suikoden y su sirviente Gremio, o incluso de Raiden en Metal Gear Solid. En este último caso no sólo por su apariencia o comportamiento en el videojuego, sino también porque su voz fue doblada por Cam Clarke, activista por los derechos del colectivo homosexual. Sitios web como gaygamer señalan además que nombres como “Solid Snake” ya son bastante sugerentes.

Casi ninguno de los personajes mencionados anteriormente se diseñó con la intención de proporcionar lecturas como las que se han explicado. Sin embargo creo que merecía la pena mencionar como, al igual que en el cine o la literatura, estas interpretaciones también pueden darse en los videojuegos.

Desde mi punto vista, el problema está en atribuir ciertos aspectos externos o determinados comportamientos a la homosexualidad. Creo que esto es perjudicial para homosexuales y heterosexuales por igual. Interpretar una amistad profunda o una particular visión estética como elementos que demarcan la orientación sexual puede llevar a prejuicios o discriminación, pero como mencioné anteriormente, no todo el mundo está de acuerdo en este punto.

En cualquier caso, es interesante señalar que la mayoría de los personajes cuya orientación sexual se ha puesto en duda, pertenecen a videojuegos japoneses, donde los conceptos de masculinidad (a la manera occidental) y heterosexualidad no siempre se encuentran unidos. En muchos casos la apariencia no es indicativa de las preferencias sexuales (SNK ha tenido que desmentir los rumores de homosexualidad de Benimaru en su página oficial). Éste es, por cierto, otro ejemplo interesante de la relación entre una determinada cultura y los videojuegos que produce, tema que podríamos tratar en una próxima entrada.

No quería terminar sin hacer referencia a Los Sims 2. En este juego se pueden establecer relaciones y matrimonios homosexuales, que además tienen la posibilidad de adoptar. Curiosamente, lo que en muchos países es una prohibición, en este videojuego puede convertirse en una realidad.

La historia de la homosexualidad en los videojuegos muestra cómo éste medio se va volviendo cada vez más complejo. Al igual que el cine o la literatura, el mundo del videojuego no es ajeno a los cambios de nuestra sociedad.

Para más información con respecto a este tema, recomiendo visitar el excelente artículo de Armchair Arcade Gay Characters in Videogames y el debate que le siguió (es difícil encontrar un artículo sobre videojuegos donde se cite a Michel Foucault), así como los sitios web Gaymer y Gaygamer.