De los videojuegos al cine: censura, corrupción y abuso de poder en las instituciones españolas

Quizá recuerden cuando en 2007 Amnistía Internacional España acuñó el término “Derechos Humanos Virtuales” con el objetivo de afirmar que en los videojuegos se estaban violando (puesto que muchos de ellos emplean la violencia virtual como una forma de superar obstáculos).  Desde este blog y algunos otros se denunció dicha expresión por lo que era: una forma de alarmar a la población no familiarizada con los videojuegos, insinuando que de alguna manera sprites, píxeles y personajes ficticios estaban protegidos por la Declaración Universal de los Derechos Humanos. Obviamente esto era tan absurdo como afirmar lo propio del cine o la literatura, y traería consigo preguntas igualmente irrisorias como por ejemplo si Lara Croft tendría derecho a votar en las elecciones generales.

Al principio pensé que todo esto se debía al hecho de que los videojuegos eran un medio joven y por tanto fácil de restringir o censurar, al menos en comparación con otros más antiguos y respetados. Sin embargo, recientemente encontré una noticia que me ha llevado a dudar de este planteamiento: la imputación de Ángel Sala, director del Festival de Sitges, por proyectar la película A Serbian film.

Sigue leyendo

Anuncios

Lección de historia en Rome: Total War

Rome: Total War ha sido aclamado como uno de los mejores videojuegos de estrategia jamás creados tanto por su fidelidad histórica y complejidad política como por sus espectaculares batallas en tiempo real. Sin embargo, este artículo no tratará sobre sus ya conocidas virtudes, sino de cómo consiguió algo que ningún otro juego había logrado hasta ese momento: hacerme dudar de la imagen que tenía sobre la figura histórica de Julio César.

Cuando comencé estudiar Historia de Roma en las escuelas primaria y secundaria, la imagen que tenía del posteriormente nombrado “dictador a perpetuidad” no era precisamente positiva. Había tomado la República por la fuerza de las armas y allanado el camino para que, con Augusto, Roma se convirtiera finalmente en un imperio. Todo ello resonaba con el pasado reciente de mi país, España, donde un golpe militar había terminado con la Segunda República y establecido una dictadura bajo la cual mi familia no pasó sus mejores días.

Como pueden ver, estaba proyectando el pasado reciente sobre un hecho que no se parecía a éste en absoluto. Aunque la República Romana en aquel momento no fuera más que una oligarquía buscando enriquecer a sus miembros, la mera palabra “república” y el hecho de que realizaran elecciones sonaba mucho mejor a mis oídos que títulos como el de “dictador”, que sugería un poder absoluto. Obviamente la situación de la República Romana era mucho más compleja de lo que yo pensaba en aquel momento, pero como estudiante de secundaria sólo podía juzgar con los datos que tenía en mis manos. La historia estaba llena de hombres (y excepcionalmente, mujeres) que habían luchado por hacerse con el poder sin otro fin que el poder mismo, traicionando, sacrificando e incluso asesinando a sus familiares y amigos más allegados, renunciando a sus principios y destruyendo instituciones políticas. Nada me hacía suponer que Julio César fuera a ser una excepción en esa larga lista de gobernantes.

Julio César (100 a.C.- 44 a.C)

Cuando comencé mis estudios universitarios en el área de Historia, habría sido el momento perfecto para ampliar mi perspectiva en este tema, pero nada más lejos de la realidad. Para mi sorpresa (y la de muchos otros estudiantes) la historia política había caído en desgracia, siendo acusada por muchos de glorificar la vida de los poderosos mientras se ignoraba la del pueblo, o por considerarse poco relevante en comparación con la historia económica y social. En consecuencia, aunque conseguí profundizar mi conocimiento sobre la República y el Imperio, nunca llegué a conocer los motivos de Julio César para entrar en Roma. Además, al no tratarse de mi especialidad geográfica ni cronológica, tampoco me preocupé siquiera por la pregunta. Su motivo debía haber sido el hambre de poder.

Sigue leyendo

Videojuegos y cuentos tradicionales (actualizado)

1. Introducción

Hace unos meses el Ministerio de Igualdad, el sindicato FETE-UGT y el Instituto de la Mujer lanzaron dentro de su campaña Educando en Igualdad un cuaderno pedagógico con el mismo nombre en el que se alentaba a los profesores a buscar relatos alternativos a los cuentos tradicionales para educar a los alumnos, pues consideraban que estas historias se encontraban plagadas de estereotipos sexistas (página 14). Entre los ejemplos citados se encontraban Blancanieves, La Bella Durmiente y La Cenicienta. Sin embargo, la caja de los truenos se abrió cuando algunos medios de comunicación declararon o insinuaron (erróneamente) que Bibiana Aído iba a prohibir los cuentos tradicionales, o que al menos los desterraría de las escuelas.

Debo reconocer que me embargó una perversa satisfacción cuando tuve noticia de la indignación mostrada por la mayor parte de los españoles: al fin estaban sintiendo en sus carnes lo que los aficionados al videojuego habíamos experimentado desde que se publicaron trabajos como La Diferencia Sexual en el Análisis de los Videojuegos o los “informes” de Amnistía Internacional. Es posible que los amantes de los cuentos tradicionales (y sobretodo de las adaptaciones Disney) no fueran un grupo minoritario atacado por todas las ideologías y fuerzas políticas existentes, con la sensación de impotencia que esto conlleva.  Sin embargo, el impacto de la noticia era similar a muchos otros niveles: se había atacado uno de los recuerdos más sagrados de la infancia, tachándolo de sexista, considerándolo “inválido” para los nuevos tiempos y despreciando tanto sus posibles virtudes como la perspectiva de quienes los habían disfrutado en su infancia.

La mayor parte de la población, independientemente de su ideología política, mostró su rechazo hacia la postura expuesta en el cuaderno, aunque muy pocos rebatieron en profundidad los argumentos presentados (es decir, dónde se equivocaba esta crítica). Al igual que ocurrió en nuestro caso, el análisis incorporaba algunas verdades ,pero también omisiones graves, haciendo que esta interpretación fuera cuanto menos discutible. Mostrando unas pocas observaciones difíciles de rebatir, se daba a entender que las conclusiones del análisis debían ser necesariamente acertadas.

Pero mi objetivo no es rebatir lo afirmado en este cuaderno como ya hice con el estudio realizado sobre los videojuegos (aunque mencionaremos algunos puntos de interés más adelante) sino señalar la similitud existente entre nuestro medio y este tipo de narrativa. Con ello pretendo mostrar que la potencial censura podría saltar fácilmente de uno a otro, y por tanto la libertad de expresión e ideas en los videojuegos es un tema que debería preocuparnos a todos, incluso a quienes no los consideran un medio a la altura del cine o la literatura.

Sigue leyendo

Por qué en realidad estás controlando a los malos en Gears of War

A continuación les presento una traducción del artículo Why you’re actually playing as the bad guys in Gears of War, escrito por David Houghton para GamesRadar. El ensayo fue publicado antes del lanzamiento de la segunda parte y un posee lenguaje fuerte.

Por qué en realidad estás controlando a los malos en Gears of War

David Houghton

¿Quieres REALMENTE salvar el planeta? Déjaselo a las Langostas.

Gears of War 2 va a ser bueno, ¿verdad? Enormes campos de batalla con cientos de guerreros, nuevos niveles de devastación que elevarán genuinamente las cosas al estado de guerra total… Una auténtica, auténtica épica lucha por el futuro del planeta. No puede ser otra cosa que divertido.

Pero antes de que te prepares a sumergirte en ello, hay algunas cosas que deberías saber. Cosas que sencillamente no aparecen en la vaga exposición del primer juego de “aquí están los malos, mátalos a todos”. Verás, Gears of War tienen un montón de trasfondo, mucho del cual no se muestra en el propio juego. Y cuando se considera en su conjunto, la guerra con la que vas a disfrutar en noviembre no es realmente lo que podrías pensar que es.

¿Bravos humanos batallando valientemente por el brillante futuro de su mundo contra una desalmada horda alienígena? En absoluto. ¿Arrogantes invasores humanos intentando en vano mantener su dominio sobre un planeta explotado y oprimido? Ahora nos vamos acercando. Continúa leyendo para averiguar por qué hemos estado controlando a los malos todo el tiempo.

Sigue leyendo

Regresando en enero

Estimados lectores,

Me complace anunciarles que Videojuegos y Sociedad volverá a publicar artículos comenzando el próximo enero. Debido a mi actual carga de trabajo, sin embargo, la publicación será irregular. El objetivo a partir de ahora consistirá en escribir un artículo extenso cada mes, con quizá una entrada de menor tamaño entre uno y otro. Remarco que será el objetivo, por lo que en ocasiones es posible que no pueda alcanzarlo.

Debido a la irregularidad de los próximos artículos, he añadido varias opciones para que sea más fácil suscribirse al blog y recibir las nuevas entradas ya sea por correo electrónico o mediante otro programa. A continuación indicaré cuales son:

  • En la columna izquierda, la última sección contiene un botón con el que podrán suscribirse por correo electrónico.
  • En la columna derecha quizá hayan comprobado que bajo la sección de archivos he añadido Twitter. En esta plataforma publicaré un enlace con cada nueva entrada que escriba. También enviaré enlaces sobre otros temas de interés que por razones de tiempo no me será posible discutir en el blog. Finalmente, dado que también se trata de mi cuenta personal de Twitter, mensajes sobre asuntos personales aparecerán en inglés mientras que los relacionados con el blog lo harán en español, de forma que no haya confusión.
  • En la columna derecha, inmediatamente encima de Twitter, también encontrarán una opción para conectar con la página de Videojuegos y Sociedad en Facebook. Hacerse admirador proporcionará acceso al sitio, donde podrán hallar contenido extra que no se publicará en el blog. Lo más importante, sin embargo, es que todo aquel que participe podrá subir sus propios enlaces, crear temas de discusión y sugerir ideas para futuros artículos. No me ha sido posible crear una caja como es debido ya que el código de wordpress.com no lo permite, pero el enlace que aparece, aunque poco vistoso, funciona correctamente.

Además de las opciones anteriores, viendo la popularidad que han alcanzado mis artículos sobre el universo Megaten en otras páginas, he creado dos etiquetas más: Persona y Shin Megami Tensei, aunque la segunda engloba las entradas de la primera. En este sentido, he de anunciar que el primer artículo publicado en enero tratará sobre la religión védica y el canibalismo aparecidos en Digital Devil Saga 1 y 2, pertenecientes a este universo.

Finalmente, también he añadido una opción para valorar los comentarios de los lectores. Aquellos que cuenten con el mayor número de votos aparecerán en la columna izquierda bajo la sección “comentarios más valorados”. Para mostrarlos será necesario pulsar sobre la palabra “comments”.

Antes de despedirme, quería mencionar algunos temas sobre los que me gustaría oír su opinión hasta entonces.

Sigue leyendo

Manifestaciones en Alemania (actualizado)

Las noticias que me llegan con respecto a la manifestación en Alemania son algo confusas debido a la barrera del idioma, de modo que algunos detalles que ofreceré aquí podrían ser erróneos.

La prohibición y censura de videojuegos no son ni mucho menos algo extraño en Alemania. Sin embargo, la decisión por parte del gobierno de prohibir la exhibición pública de Counter Strike, así como la también posible prohibición de todos los videojuegos violentos, parecen haber sido la gota que colma el vaso. Las protestas de los aficionados terminaron en una manifestación que reunió a unas 400 personas, como se puede observar en el siguiente vídeo:

Tres manifestaciones más están previstas en Cologne, Karlsruhe y Berlin para el 25 de julio.

Sigue leyendo

Las declaraciones de Paloma Pedrero en perspectiva

Hace unos días varios lectores me enviaron una columna aparecida en el diario La Razón que ha causado un gran revuelo en la blogosfera. Si a estas alturas todavía no la han leído, pueden encontrarla aquí, aunque con la primera frase pueden hacerse a la idea de la ignorancia que contiene:

A ver si me aclaro, ¿no llevan las películas una recomendación de edad? ¿Por qué, entonces, los videojuegos violentos no la llevan?

Efectivamente, Paloma Pedrero desconoce que los videojuegos están clasificados por edades conforme al sistema PEGI desde hace años, y esto ya nos da una pista de cómo se desarrolla el resto del artículo. No voy a refutar punto por punto todos sus disparates porque otros ya lo han hecho y no tengo nada más que añadir. Lo que queda preguntarse es cómo alguien que escribe para un periódico de tirada nacional puede permitirse el lujo de opinar lo que se le pase por la cabeza sin ni siquiera comprobar si aquello que critica tiene para empezar alguna base.

Un argumento común es que las columnas de opinión no son más que eso, opinión, y básicamente los autores pueden escribir lo que les venga en gana porque sólo están expresando su punto de vista. A esto digo que no todas las opiniones son aceptables. Si una opinión no es informada, ésta carece de valor, y al ser publicada en un periódico nacional, es además socialmente irresponsable. En la era de la información no existe excusa para escribir algo así. La autora no sólo es ignorante sobre el tema que trata sino que plasma dicha ignorancia en un medio que alcanza a todo el país y además no se informa mínimamente por comprobar si ha podido equivocarse en algo. Bravo.

Sigue leyendo