Por qué la industria no es tu amiga (2 de 2)

¿Videojuegos para adultos?

No cabe duda de que Estados Unidos es uno de los mayores productores y consumidores de videojuegos del mundo. Lo que no es tan conocido es la forma en la que la industria permite que la particular moral de este país determine el contenido de los títulos que llegan a Europa.

En el sistema europeo PEGI las clasificaciones más altas son 16+ y 18+. Esta última se considera para adultos, y por tanto puede contener sexo y extrema violencia. En Estados Unidos y cualquier otro país que utilice el sistema ESRB, por otra parte, las clasificaciones más altas son M (Mature, de 17 años en adelante) y AO (Adults Only, a partir de 18 años).

A primera vista la diferencia parece mínima, pero en realidad la clasificación AO supone una sentencia de muerte para cualquier videojuego. Esto ocurre porque se asocia automáticamente con el sexo, la pornografía y la extrema violencia. Las grandes superficies y la mayoría de las tiendas se niegan almacenar o comercializar productos que contengan la clasificación AO, por lo que sólo pueden venderse por internet. Lo más importante, sin embargo, es que tanto Sony como Nintendo y Microsoft se niegan a otorgar la licencia a productos que obtengan dicha clasificación, y por tanto no pueden utilizarse en sus consolas. Esto deja al ordenador como la única plataforma capaz de albergar este tipo de juegos.

no-adults-allowed

Sigue leyendo

Propuestas para atraer al público femenino

Los videojuegos atraen a un cada vez mayor público femenino, aunque no cabe duda de que todavía queda mucho por hacer. Algunas de las estrategias empleadas por la industria fueron tan ridículas que en ocasiones produjeron el efecto contrario. Me vienen a la mente los mandos de consola rosa o la actitud condescendiente que relega a los videojuegos para chicas a títulos de corte infantil.

Quizá por ello me llamó la atención la carta que Daniella Lucas escribió a la revista Games (Nº 68, p. 28). En ella proponía una alternativa que hasta el momento pocos han considerado seriamente: el sexo. Les dejo con mi traducción del texto:

Daniella Lucas

Mmm… Dante. Venga, vamos a hacer que más gente se involucre en el mundo de los videojuegos. Queremos más dinero y reconocimiento para la industria, así como una mejor reputación para los aficionados. A todo el mundo le encanta los videojuegos casuales. Bueno, al menos esperamos que así sea.

Padres y abuelos en todo el país disfrutan de títulos como Brain Training o Wii Sports, por lo que, al menos en apariencia, la táctica de los juegos casuales parece estar funcionando. La industria incluso está intentando atraer directamente a las chicas, sacando a la venta todo tipo de juego de mascotas imaginable. Hemos tenido simuladores de caballos, perros, gatos, y aunque nadie ha descubierto todavía el mercado oculto de los simuladores de peces de colores, probablemente no falta mucho.

Esta estrategia ha permitido a los desarrolladores engatusar a las pequeñas princesas con notable éxito, pero todos parecen haber olvidado algo: las niñas no se quedan en los doce años indefinidamente. En cuanto llega la siguiente generación de preadolescentes, la anterior continúa su camino. Terminan por hartarse de rosa y ponis, ¿y entonces qué les queda para mantenerse jugando a la consola? Pueden escoger entre títulos hardcore llenos de pechos desproporcionados y necias muecas, o Más Brain Training.

Quizá esté siendo un poco injusta. No todos los juegos tienen mujeres ridículamente desproporcionadas como premisa, pero tampoco es algo que me haya molestado. Entiendo que la industria da prioridad a los varones, de modo que sé donde me estoy metiendo. Sin embargo, como videojugadora, me encuentro cada vez más frustrada con la ausencia de juegos más orientados al público femenino.

Soy fan de la conocida serie Soul Calibur, y aunque los pechos de Ivy siempre han sido grandes, nunca me habían supuesto un problema. En Soul Calibur IV, sin embargo, se llevan la palma. Sus senos son ahora tan pendulosos que harían perder el equilibrio a la pobre chica si existiera de verdad. Por primera vez sentí rechazo por las imágenes de un juego, y sin duda esta gran serie perderá unos cuantos fans por la misma razón.

Existe un vacío en el mercado para las mujeres de entre 14 y 35 años, y nada que pueda llenarlo. Consolas de color rosa y juegos sobre ponis ya no nos van a mantener interesadas. Los RPGs parecen ocupar una parte de este espacio, pero sospecho que ha sido más bien por accidente.

La verdadera pregunta es ¿por qué los desarrolladores no han conseguido darse cuenta de lo más obvio? Nos gustan los chicos. Mucho. Y es una verdad universal que el sexo vende, un hecho explotado por la mayoría de los juegos para atraer la atención de los chicos, pero del que las mujeres continúan siendo privadas. Los desarrolladores no parecen darse cuenta de que el sexo es central en la mayor parte del entretenimiento orientado a mujeres. Sexo en Nueva York se basa en esta premisa, del mismo modo que la mayoría de revistas femeninas contienen el tipo de historias sexuales explícitas que asociaríamos a la pornografía. No todo son bolsos y zapatos.

Las mujeres están interesadas en el sexo tanto como los hombres, ¿por qué nadie ha explotado este terreno todavía? Devil May Cry tiene un seguimiento femenino bastante elevado a pesar de que se pueda admirar la minifalda de alguna chica. ¿Por qué, se preguntarán? pues porque puedes ir de aquí para allá como un cazador de demonios guaperas, o incluso dos. ¿Cómo no va a encantarnos? Creo que ahí tenemos una lección que podemos aprender de todo esto: más imágenes de entrepierna y hombres con el torso desnudo la próxima vez.

Aquí termina la carta.

Hay que decir que unos pocos desarrolladores japoneses si parecen haber tomado buena nota de esto. La serie Final Fantasy, que goza de un importante seguimiento femenino, se ha caracterizado al menos desde la séptima entrega por ofrecer personajes masculinos con un diseño orientado a este sector del público (véase Sephirot, Squall, etc). Sin embargo, se trata de un caso poco frecuente.

Ahora bien, aunque me parece una buena idea para atraer al público femenino de entre 14 y 30 años, todavía queda un sector de la audiencia de ambos sexos, situado entre los 30 y 60 años, que cada vez va tomando mayor presencia, pero también continúa siendo ignorado por los desarrolladores. Títulos más maduros como Mass Effect, Portal, Nocturne o Shadow of the Colossus, están cubriendo esta parte del mercado, aunque igualmente queda mucho por hacer.

En cualquier caso, considero que la propuesta de Daniella Lucas supone un paso en la dirección correcta si los videojuegos pretenden llegar a todos los sectores de la sociedad. El éxito internacional que está obteniendo la película Sexo en Nueva York me lleva a pensar que se trata sin duda de una idea comercialmente viable.

Electronic Arts Exige a Fox News que Rectifique sobre Mass Effect

Estamos acostumbrados a que las compañías de videojuegos se defiendan tímidamente argumentando que existe un sistema de clasificación por edades y poco más. Electronic Arts (EA) ha ido esta vez mucho más lejos, exigiendo una rectificación a la cadena Fox News por su reciente, desinformada e injusta crítica sobre Mass Effect.

EA no es precisamente la compañía más popular entre los aficionados, pero su acción creo que merece un aplauso. A continuación voy a traducir los fragmentos más importantes de esta sorprendente carta, señalados por Kotaku:

Como compañía propietaria de Bioware, el estudio que ha creado el juego, EA exige que corrijan debidamente el número de errores y falsedades que incorrectamente caracterizan la historia y la interacción entre los personajes en Mass Effect.

El encabezado sobre la historia televisada decía “nuevo videojuego muestra desnudez digital completa y sexo”.
La realidad: Mass Effect no incluye desnudez explícita o frontal. Las escenas de amor contenidas en secuencias no interactivas incluyen imágenes laterales y de perfil – un método utilizado frecuentemente en muchos programas de televisión durante el horario de máxima audiencia. También es importante señalar que el juego requiere de los jugadores el desarrollo de complejas relaciones antes de que los personajes puedan intimar y también pueden evitar las escenas de amor si así lo desean.

La voz en off de Fox News decía “muestra desnudez digital completa y proporciona a los jugadores la oportunidad de experimentar sexo con todo lujo de detalles”.
La realidad: las escenas sexuales en Mass Effect no son detalladas. Estas escenas son muy similares a otras que aparecen en televisión durante el horario de máxima audiencia.

La reportera de Fox News decía: “los críticos señalan que la campaña publicitaria de Mass Effect está dirigida a niños y adolescentes”.
La realidad: eso es completamente falso. Mass Effect y toda la publicidad relacionada con dicho título ha sido supervisada por el Comité de Clasificación de Software de Entretenimiento (ESRB) y clasificado como apropiado para mayores de 17 años. ESRB instruye periódicamente a los vendedores para que soliciten una prueba de identificación cuando vendan títulos clasificados para dicha edad, y el sistema ha sido aplaudido por miembros del Congreso y la Comisión Federal de Comercio. En la práctica, la clasificación funciona tan bien o mejor que aquella utilizada para advertir a los espectadores sobre los contenidos televisivos.

Sobre la mesa redonda, la carta señala:

Sus integrantes poseían nula experiencia con Mass Effect y eran ignorantes con respecto a los videojuegos en general, sus usuarios y el sistema ESRB que dirige las clasificaciones por edades y ventas. 

La carta termina exigiendo una corrección:

La cobertura resultante fue insultante para los hombres y mujeres que invirtieron años creando un juego que ha sido aclamado por los críticos por su elevada calidad creativa. A medida que los videojuegos sigan restando audiencia a la televisión, esperamos ver más noticias en este medio con historias que advierten a los padres sobre la corruptora influencia del entretenimiento interactivo. Su programa, sin embargo, representa un nuevo nivel de imprudencia. 

¿Ve usted la Fox? ¿Ve usted Family Guy? ¿Ha visto alguna vez OC? (N. del T. ambos programas son retransmitidos por la Fox).  ¿Piensa que las escenas sexuales en Mass Effect son más gráficas que las que aparecen con frecuencia en esos programas? ¿De verdad cree que los jóvenes se encuentran más expuestos a Mass Effect a que esos programas emitidos en horario de máxima audiencia?

Esto no es una amenaza legal; es una apelación a su sentido de la justicia. Estamos pidiendo a Fox News que corrija sus acusaciones sobre Mass Effect.

Le saluda atentamente,

Jeff Brown
Vice President of Communications
Electronic Arts, Inc.

No recuerdo haber visto a la industria reaccionar de esta manera desde hace… ¿nunca? Quizá haya llegado el momento en el que un sector que gana tanto como el cine defienda no sólo sus productos, sino también la reputación de sus trabajadores y consumidores, que se encuentra inevitablemente ligada a estos. ¿Será éste un caso aislado o el comienzo de una nueva tendencia por parte de las compañías? EA declaró que “se trata una política directiva de Riccitiello: cualquiera que mienta sobre nuestro equipo creativo no lo hará sin librar una lucha”.

Como era de esperar, Fox News ha decidido no corregir sus declaraciones sobre Mass Effect y en su lugar han invitado a representantes de EA para que den su opinión sobre el juego en un futuro programa. La compañía todavía no ha respondido.

La actuación de Fox News está siendo (como ocurre con frecuencia) lamentable. Señores de Fox News, no se trata de dar una opinión, se trata de la verdad. Y la verdad ya fue expuesta por Geoff Keighley en los pocos segundos que le dejaron, pero nadie se dignó a escucharla. Si van representantes de EA al programa, anticipo que serán tratados de la misma forma. ¿Ha llegado el momento de solucionar este problema por la vía legal? Quizá parezca ir demasiado lejos, pero como la propia EA declaró: “tienen que entender que hay cien personas en Edmonton, Alberta, que han dedicado años para crear este juego. Tienen nombres, caras y reputaciones – y han sido calumniadas”

Actualización: según informa Joystiq, Gamedaily contactó con Jeff Brown para saber si EA aceptaría la invitación ofrecida por Fox News. La respuesta de Brown ha sido “lo único que tengo que decir es que no estamos interesados en otro debate con un “experto” que dirá cualquier cosa con tal de vender su libro. Lo que tienen que hacer es reconocer su error y corregir sus declaraciones”.

Éste es, posiblemente, el final una historia donde hemos visto la relación triangular entre medios de comunicación, aficionados del videojuego y la propia industria. A menos que alguno de los candidatos a las elecciones presidenciales decida que puede ganar votos con todo esto…

Fox News Carga Contra Mass Effect

La cadena estadounidense Fox News ha criticado el contenido sexual del videojuego Mass Effect en un segmento presentado por Martha MacCallum. Los invitados a debatir fueron Cooper Lawrence, presentadora, autora y columnista de Cosmogirl, y Geoff Keighley, presentador de la sección de videojuegos en la cadena Spike TV.

Fox News es probablemente la cadena de noticias más sensacionalista de Estados Unidos, y el trato que ha otorgado al sector de los videojuegos es un perfecto ejemplo de ello. No sólo ha invitado con frecuencia a Jack Thompson a opinar como “experto en videojuegos” (incluyendo una aparición tras la Masacre de Virginia donde culpaba sin pruebas a Counter-strike) sino que recientemente realizó otra sensacionalista crítica del medio apoyándose en estudios sobre escáneres cerebrales que en realidad no indicaban lo que una “experta” aseguraba por televisión: que los videojuegos vuelven violentos a los niños. Dr. Bartell, la “experta” en cuestión, reconocería más tarde que desconocía el estudio sobre el que se basaban tales escáneres y que había sido obligada a hablar de ellos minutos antes de que empezara el programa.

Tras esta breve presentación os dejo con el vídeo de la cadena. Atención a la parte inferior de la pantalla, donde puede leerse “¿SeXbox? Un nuevo videojuego muestra un desnudo digital completo y sexo”.




La “escandalosa” escena sexual de Mass Effect puede verse aquí.

Para aquellos que no entiendan inglés, voy a traducir las partes más importantes del debate, bien señaladas por Gamepolitics.

MacCallum: Un nuevo videojuego que no deja NADA a la imaginación… en algunas de sus partes se muestra desnudez digital integral. ¡Imagínense! Y también da la oportunidad a los jugadores para que realicen actos sexuales en los pueden decidir exactamente qué va a pasar entre las dos personas, si sabéis a lo que me refiero… Básicamente, se ha abierto la Caja de Pandora. Me refiero a que los niños tienen acceso a este tipo de cosas. ¿Cómo es esto de dañino realmente?

Lawrence: El daño es el siguiente: sabemos que toda la investigación demuestra que uno de los efectos de la violencia es la insensibilización. Pues bien, con la sexualidad ocurre lo mismo… Así es como ven a las mujeres. Las ven como objetos de deseo, como cuerpos macizos. No muestran a las mujeres siendo valoradas por algo que no sea su sexualidad. Y es el hombre en este juego el que decide con cuantas mujeres quiere estar.

Keighley: Eso es totalmente incorrecto… en primer lugar, puedes jugar como un hombre o una mujer dentro del juego. Cooper, ¿has jugado alguna vez a Mass Effect?

Lawrence: (riendo nerviosa) No…

Keighley: mencionaste que mostraba desnudez gráfica completa, y eso es totalmente incorrecto. No existe tal cosa… lo que hay es parte del pecho de una alienígena… es un pequeño encuentro sexual que dura dos minutos en una experiencia de más de treinta horas… Puedes incluso terminar el juego sin que el encuentro sexual llegue a producirse.

Lawrence: (interrumpiendo) Claro, y seguro que un chaval va a escoger no tener sexo. Seguro que eso es lo que escogen. Por favor, seamos realistas.

Keighley: Cooper, no es una simple elección. No cargas el juego y dice “¿Quieres tener sexo o no?” Es través de la evolución de una relación entre personajes y el hecho de que este juego tiene una inteligencia artificial increíble. Puedes llegar a enamorarte en este juego. Es como construir una vida…

Lawrence: (interrumpiendo) Querido, yo tengo que ceñirme a la investigación. Y la investigación dice que hay un nuevo estudio en la Universidad de Maryland ahora mismo que dice que los niños que juegan a videojuegos no pueden distinguir entre lo que ven en la pantalla y el mundo real…

Keighley: Estás dando una imagen completamente falsa de este juego…

Lawrence: Déjamelo a mí, Martha…

Keighley: Es un juego fantástico, y el sexo es sólo una diminuta parte de él.

(Mesa tras la discusión)

MacCallum: sabéis que cuando compráis videojuegos… tenéis que coger la caja y mirar en la parte trasera para ver la clasificación y tenéis que involucraros en lo que ven vuestros hijos…

Tertuliano 1: ¿Quién puede decir que Luke Skywalker mezclado con Debbie Does Dallas es algo bueno? No lo es. Y yo definitivamente no voy a dejar que Mass Effect entre en mi casa…

Tertuliana: no entiendo por qué no fue clasificado como “Sólo para Adultos”. Es la clasificación más alta que puede tener. De modo que, para empezar, el comité que los clasifica no anda bien de la cabeza….

Tertuliano 2: yo diría que el gobierno no puede y no debería censurar todo lo que aparezca en la red o en los videojuegos. Al fin y al cabo… les toca a los padres controlar lo que ven sus hijos.

Mi opinión:

Como habéis visto, la irresponsabilidad periodística continúa descontrolada. El único que tenía datos verídicos era Geoff Keighley, dado que sólo él había jugado al videojuego y contemplado la dichosa escena. Es una pena que no le dieran el tiempo que necesitaba para haber elaborado más, pero lo que dijo bien estuvo.

Vamos ahora a analizar los errores que cometieron los demás:

1. MacCallum habla de sexo interactivo y desnudez digital completa. Tal y como dijo Keighley, eso es completamente falso.

2. Lawrence dice que la violencia (virtual) insensibiliza. Esto es algo que sigue sin estar demostrado, por más que se inicie la conversación diciendo que “las investigaciones demuestran”.

3. Lawrence vuelve a equivocarse cuando afirma que las mujeres aparecen como objeto sexual y que el hombre decide con cuantas quiere estar. Como bien le corrigió Keighley, puedes elegir el sexo del protagonista, y además los personajes no aparecen sexualizados.
Resulta también curioso que Lawrence hable de sexismo cuando es autora del libro The Fixer-upper Man que pretende enseñar a otras mujeres la forma en la que pueden transformar a sus mediocres novios en hombres perfectos.

4. Lawrence cita una investigación de la Universidad de Maryland en la que supuestamente se prueba que los chavales no distinguen la realidad de la ficción. Dado que no aporta un solo dato más, creo que se refiere a esta investigación donde lo que se dice es que los jugadores no ven la violencia en los videojuegos como algo dañino o perjudicial, que es muy distinto. Como ya mencioné anteriormente, los niños aprenden a diferenciar fantasía y realidad entre los 4 y los 6 años.

5. MacCallum dice que hay que mirar en la parte trasera de la caja del videojuego para ver la clasificación. En Estados Unidos, al igual que en Europa, la clasificación se encuentra en la parte frontal, mientras que la trasera describe los contenidos. Si MacCallum tiene hijos creo que no es ella la que controla a qué juegan.

6. “Tertuliano 1” describe Mass Effect como un cruce entre ciencia-ficción y pornografía, ignorando que no existe sexo explícito en la escena del juego y que, como antes se dijo, sólo dura algo más de un minuto en una experiencia de 30 horas.

7. “Tertuliana” duda del criterio de clasificación asignado a este juego, y considera que debería haber sido etiquetado “Sólo para Adultos”. Lo cierto es que el juego recibió una clasificación “M” en Estados Unidos (es decir, para mayores de 17 años), que es adecuada para una escena sexual no explícita. La etiqueta “Sólo para Adultos” está pensada para videojuegos realmente pornográficos, no algo como Mass Effect.

En definitiva, lamentable. Toda esta polémica no ha sido más que la continuación de las acusaciones recibidas por parte del columnista McCullough, que publicó en Towhall.com una falsedad similar, e inventando alguna otra, como la aparición de sodomía en el juego.
En internet, sin embargo, este tipo de descalificaciones gratuitas y desinformadas rara vez salen impunes. Tras la protesta de los aficionados, McCullough se disculpó (a su manera) por su imprudencia.

Veremos si la columnista Janice Turner, que ha definido recientemente la Xbox como “el sudoku de Satanás” en el diario británico The Times Online, se acaba dando cuenta también de que está criticando algo que desconoce (extracto en español aquí).

Bien hemos comenzado el año. Esperemos que enero no sea una muestra de lo que nos aguarda.

Jugando a Solas

El artículo que voy a reproducir a continuación es mi traducción de una columna escrita por Bonnie Ruberg para Joystiq. Su título original es “Playing with Ourselves“, y lo he traducido libremente como “Jugando a Solas”.

Jugando a Solas

Bonnie Ruberg

“Dios sabe lo que estará haciendo a solas. Es raro. Lo que quiero decir es que no sale por ahí con otros chicos. Seguro que está jugando a videojuegos.”

Atrapada en el asiento de la peluquería con mi cabello a medio cortar, escucho a una peluquera de cuarenta y tantos años describir a su hijastro. Quizá os suene familiar: simpático pero tímido, con un ligero sobrepeso, inteligente, le gusta la fantasía (“las cosas de dragones”). Por el contrario, su hijo monta en bicicleta con frecuencia y tiene docenas de amigos. ¿Qué le pasa a este chico?

Tomen nota de como la especulación sobre jugar a videojuegos se escupe inmediatamente con desprecio añadido. ¿Cual es la actitud más antisocial que se le puede ocurrir a esta mujer cuando piensa en un niño de doce años? ¿Lo que hace a solas, en su habitación, cuando no hay nadie más? Videojuegos. Después de todo, es esta habilidad para divertirse en solitario lo que realmente le fastidia. Él se encuentra feliz estando a solas. Aparentemente hay algo sobre esta situación que es antinatural, o incluso sucia.

Tampoco es la única persona que piensa así. Para la mayoría de nosotros los videojuegos representan diversión, exploración e incluso camaradería. Pero para una parte considerable del público americano, son propios de varones vagos, solitarios y con una vida desastrosa; para niños; para holgazanes. La popular imagen de los medios de comunicación que muestran al jugador como un fanático corpulento de mediana edad todavía es la predominante. Incluso cuando todo el mundo juega, los videojuegos mantienen su propio estigma social.

El solitario jugador se sienta, presionando fanáticamente los botones del control que se encuentra en su regazo. Grand Theft Auto quizá haya creado el contrapunto, pero normalmente escenas como ésta no son consideradas peligrosas, sólo irrisoriamente “tristes”. Un jugador más, jugando a solas, de nuevo una y otra vez. En algún momento, la línea que separa a videojuegos y masturbación comienza a diluirse.

Con esto no quiero decir (como muchos detractores del medio podrían pensar) que jugar a videojuegos sea una forma de masturbación -al menos no en su sentido negativo- pero considerad cómo pueden percibir los videojuegos vuestros padres, extraños al medio: excitantes pero completamente unilaterales. O quizá es la audiencia que se asocia a los videojuegos la que los vincula a la masturbación. Adolescentes reprimidos; adultos frustrados. Siempre varones. Desde luego esto nos hace pensar sobre la masturbación como un acto propio del varón, o al menos como un estigma propio de la condición masculina.

Sin embargo la conexión cultural entre videojuegos y placer solitario sólo acaba de comenzar. Está aquí, aunque no pensemos en ella. Hay que admitir que existe un componente sexual en el juicio de valor de la original, acusatoria y asqueada mofa: “seguro que está jugando a videojuegos.”

Aunque si es la naturaleza “antisocial” de los videojuegos lo que los vincula a la masturbación ¿por qué otras actividades que se realizan en solitario -como leer, por ejemplo- no son estigmatizadas de la misma manera? Cierto, leer no te va a hacer popular, pero al menos una madrastra jamás se ha lamentado diciendo “no tiene amigos. Seguro que está leyendo.”

La diferencia fundamental se encuentra en la idea de juego, especialmente en lo que se refiere a jugar a solas. El juego sugiere la existencia de un diálogo, de movimiento, de una respuesta dinámica. En los videojuegos lo llamamos interactividad. En el sexo lo llamamos… bueno, aquello que sienta bien. Alguien toca, besa, lame; otra persona experimenta placer.

El problema de la masturbación es que toda la interacción ocurre con una sola persona. Al igual que un jugador delante de la pantalla de un ordenador, causa y efecto se encuentran dentro de un circuito cerrado.

Y quizá eso es lo que hace que ambas, masturbación y jugar a videojuegos, sean actividades tan poco aceptadas. Al reírse de aquel que se masturba (o juega a videojuegos), la sociedad está intentando limitar el poder del individuo que se vale por si mismo; que no necesita a nadie; que se encuentra feliz jugando a solas.

En cuanto a jugar con otras personas, en la misma habitación o por internet: quien sabe, quizá algún día la idea sea tan aceptada y parezca tan sensual como encontrar un compañero de cama.

Aquí termina el artículo.

Estemos de acuerdo o no con su relación entre masturbación y utilizar videojuegos en solitario, creo que se trata de un punto de debate interesante.

En mi opinión sí que se muestra una relación (normalmente inconsciente) entre ambas actividades. A continuación os voy a mostrar una imagen que no tiene vinculación alguna con este artículo, y que de hecho he publicado anteriormente en otro contexto.

Ciertamente, por la forma en que agarra el joystick, cómo lo agita y la expresión de su cara, bien podría estar masturbándose.

Estas otras no son tan claras, pero también es posible interpretarlas del mismo modo. La primera se enfoca en el regazo del jugador, donde sostiene el mando con sus manos. En la segunda podemos ver el rostro desencajado de otro usuario, que parece estar volviéndose loco… ¿de placer?

¿Contribuye esta asociación inconsciente al rechazo social que existe sobre el uso de videojuegos? ¿Qué opináis?

Sexo en Mass Effect

Un vídeo en el que se muestra a una mujer manteniendo relaciones sexuales con una alienígena, dentro del esperado Mass Effect, está dando la vuelta a la blogosfera. Aquí lo tenéis:

Es raro encontrar escenas sexuales en videojuegos convencionales, pero lo es mucho más cuando implican a personajes del mismo sexo. Sin embargo, antes de entrar de lleno en este asunto hay que aclarar algunos puntos:

1. Es posible personalizar el diseño del personaje principal. Podemos elegir, entre otras características, su sexo.

2. La alienígena que aparece en el vídeo pertenece a una raza que sólo posee un sexo. Por tanto, lo que habéis visto en el vídeo no puede definirse técnicamente como una relación homosexual (aunque lo es en la práctica).

3. Si el personaje principal es un hombre, puede tener acceso a una escena sexual con una mujer humana o con este tipo de alienígena.

4. Si el personaje principal es una mujer, puede tener acceso a una escena sexual con un varón humano, o también con este tipo de alienígena, tal y como ha aparecido en el vídeo.

Dado que el/la alienígena muestra rasgos que asociamos claramente con el sexo femenino, una de las combinaciones evoca inevitablemente lo que sería una relación entre mujeres. Todo parece indicar que no habrá una escena similar entre dos personajes masculinos.

La canadiense Bioware, compañía que ha diseñado el juego, sorprendió en 2003 con Star Wars: Caballeros de la Vieja Republica, título en el que se podía acceder a un romance homosexual si el jugador controlaba un personaje femenino. En 2005, Jade Empire también proporcionaba al jugador la oportunidad de mantener relaciones románticas con personajes del mismo sexo, y en este caso incluía varones.

Hay quienes han criticado a Mass Effect por no incluir en su último título una relación homosexual protagonizada por varones. Señalan que la inclusión de una escena de sexo entre mujeres se ha hecho pensando las fantasías del público masculino. Personalmente, no estoy de acuerdo. Como he indicado antes, Bioware ya exploró ese terreno en Jade Empire. El propio Mass Effect va a tener varias entregas, y no sabemos si las próximas incluirán esta posibilidad, dado el historial de la compañía.

En cualquier caso, el esfuerzo que ha realizado Bioware para incluir sexo, incluso en su vertiente homosexual, dentro de Mass Effect, supone un paso de gigante en el sector. Podemos criticar la ausencia de una relación homosexual entre varones, pero hay que reconocer su valentía al tratar temas considerados tabú en la industria durante mucho tiempo.

Cuando me alegro por la inclusión de sexo en los videojuegos, me refiero a títulos convencionales dirigidos al público adulto, no a juegos que giren únicamente en torno a ese tema.
Tampoco estoy hablando de un sexo gratuito, sino de escenas que revelen algo sobre los personajes y doten a la historia de una mayor profundidad e intensidad. Es un elemento que se incluye con cierta frecuencia en el cine y otros medios, pero su presencia en los videojuegos convencionales es casi inexistente.

Tengo la sensación de que las escenas de sexo en Mass Effect serán importantes para la trama y darán fuerza a los personajes. Todavía es pronto para juzgar, dado que el título aún no ha salido al mercado, pero si estuviera en lo cierto, podrían ser un referente para la utilización del sexo en otros títulos.